Jueves 08/12/2016. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Medios

El Público está cerrando la redacción, empezará con “números cero” a final de mes y ha fichado a Óscar López Fonseca

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El nuevo diario Público acelera estos días el cierre de fichajes para la Redacción, que tendrá que estar en sus puestos a finales de agosto con el fin de empezar ya a confeccionar “números cero”.

Según fuentes cercanas al periódico que dirige Ignacio Escolar, los “números cero” estarán ya en marcha este mismo mes, con el fin de continuar confeccionándolos durante todo el mes de septiembre y con la mirada puesta en salir a la calle a mediados de octubre.

En cuanto a la Redacción, señalan que están completas ya las secciones de Nacional y Sociedad. En la primera, hay fichajes de redactores procedentes, por ejemplo, de La Gaceta de los Negocios, pero sobre todo destaca la incorporación de Óscar López Fonseca, hasta ahora en El Confidencial.com de Jesús Cacho, donde su marcha se notará.

Fonseca, que es uno de los más conocidos especialistas en asuntos de terrorismo, Interior y País Vasco, y que llevará esos mismos temas en Público, recibió una muy buena oferta para su cambio de trabajo.

Para la sección de Sociedad han sido fichados varios redactores de Europa Press, y a la de Economía han llegado no menos de cinco personas procedentes de El Economista. Además existe la intención de dar mucha importancia a la sección de Medio Ambiente y Ciencia.

Según las fuentes cercanas a Público consultadas por El Confidencial Digital, cuando se estaba en los trabajos iniciales de definición del periódico, hubo quien planteó fichar sobre todo a redactores de El País, el diario con el que quiere competir la nueva cabecera. Sin embargo, al final se descartó, por la edad (la plantilla del periódico de Prisa ronda la media de los 50 años) y por los sueldos, demasiado altos al tratarse de redactores veteranos.

Se optó entonces por buscar sobre todo periodistas jóvenes, más dispuestos a moverse pero también más “fichables” en cuanto a los sueldos, con una media de edad en torno a los 30 años. Se sabe que en el caso de los procedentes de El Economista, la oferta ha sido doblarles el sueldo que percibían en el periódico de Alfonso de Salas.