Domingo 04/12/2016. Actualizado 01:21h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Medios

Revolución en El Mundo. La orden de Pedro J. Ramírez de integrar las redacciones de papel e Internet provoca recelos internos: ¿periodistas para todo? ¿el fin de la web?

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Pedro J. Ramírez ha dado el visto bueno a la fusión de las redacciones del diario El Mundo, en papel e Internet. Los profesionales, tanto de la edición escrita como de la plataforma digital, han mostrado grandes reservas a esta integración y reconocen su “inquietud”.

Según ha podido saber El Confidencial Digital por fuentes internas de las dos redacciones, en el número 42 calle Pradillo hay montado un gran revuelo ante lo que se les viene encima. Los trabajadores del diario El Mundo, tanto de la edición de papel como de elmundo.es, desconfían de los beneficios que puedan derivarse para ellos de esta fusión. Una orden directa, por cierto, de Pedro J. Ramírez adelantada por ECD en marzo –véalo aquí.

Una parte importante de los profesionales de la edición de papel temen que, a partir de ahora, vayan a tener que duplicarse y trabajar más. Y entonces, preconizan, todo irá en detrimento de la calidad. Es decir, al tener que hacer más trabajo en el mismo tiempo –aseguran-, el producto que llegará a los quioscos será peor.

Los empleados de Pradillo se preguntan si tendrán que convertirse en ‘periodistas para todo’, empezar a salir a la calle con cámaras o aprender a utilizar programas informáticos, como Photoshop o similares. La redacción siente grandes reservas hacia Internet y tampoco saben cómo van a poder hacer lo que ahora se les pide. Son cuestiones que inquietan en la sede del periódico.

Pero la principal ansiedad de este colectivo está relacionada con una posible reestructuración de personal que se derivaría, a corto-medio plazo, de esta integración de redacciones. “Toda integración suele camuflar una reestructuraciones de personal”, advierte un afectado. De ahí que se teman despidos o prejubilaciones masivas. Fuentes de la dirección del diario han asegurado a ECD, sin embargo, que con esta fusión se va a producir más bien lo contrario: “más que despidos vamos a tener que hacer contrataciones”, explican.

Entre los trabajadores de elmundo.es las dudas se centran principalmente en conocer si esta fusión será la ‘puntilla definitiva’ para un proyecto que tenía una personalidad con Gumersindo Lafuente, ahora comanda Fernando Baeta y cuyos últimos números de audiencia preocupan. Los trabajadores explican que la web de El Mundo ha crecido a un ritmo menor en el último año y reconocen la sensación interna de que el máximo rival –Elpaís.com- viene pisando muy fuerte por detrás.

A este respecto, los directivos de la casa recuerdan los históricos resultados de audiencia del pasado mes de mayo, en el que se batió el record de usuarios únicos. Y se preguntan con malicia: “¿Por qué no está El País digital en OJD?”. “Porque están muy lejos de nosotros”, se responden. “Cuando veamos a la web de Prisa someterse a la oficina de control reconocida por la mayoría de los medios, empezaremos a hablar de un posible cambio de liderazgo”, apostillan.

La fusión que se prepara también va a afectar a las secciones de diseño e infografía de web y periódico. La dirección les ha pedido que se integren y sus empleados advierten que esto les va a suponer una ingente tarea de formación: aprender programas como Flash, Dreamwaever o el lenguaje html. Hay también, por tanto, cierta desconfianza e inquietud en estos departamentos. Hay que recordar, además, que en los últimos años, varios profesionales de infografía digital del diario ya han abandonado El Mundo para dedicarse a proyectos digitales puros. Algo más grave ha sido la desbandada de técnicos de la web, registrada hace sólo unas semanas –vea aquí lo sucedido.

Según las fuentes consultadas por ECD, el traslado de Unedisa-Recoletos a su nueva sede, ubicada en la Avenida San Luis 25-27 de Madrid y anunciada para finales de año, va a servir para culminar esta reestructuración. Mientras tanto, la antigua Unedisa sigue empeñada en otra importante integración con Recoletos: la empresarial. Otro reto de grandes proporciones.

·Publicidad·
·Publicidad·