Jueves 29/09/2016. Actualizado 13:48h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Medios

Vocento logra un acuerdo con Sevilla para la escisión de ABC S.L. sin tener en cuenta la oposición de Madrid

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

La semana pasada los trabajadores de ABC Sevilla llegaron a un acuerdo con Vocento para la escisión de ABC S.L. en dos unidades de negocio distintas: Madrid y Sevilla. Desde la redacción madrileña se niegan a aceptar esta división, con las condiciones actuales, y contemplan acudir a los tribunales si Vocento les impone este acuerdo, que podría entrar en vigor en febrero.

La semana pasada los trabajadores de ABC Sevilla llegaron a un acuerdo con Vocento para la escisión de ABC S.L. en dos unidades de negocio distintas: Madrid y Sevilla. Desde la redacción madrileña se niegan a aceptar esta división, con las condiciones actuales, y contemplan acudir a los tribunales si Vocento les impone este acuerdo, que podría entrar en vigor en febrero. Como hemos informado en ediciones anteriores, Vocento pretende la escisión de ABC S.L. Las redacciones de Madrid y Sevilla tienen visiones opuestas sobre esta estrategia. Si bien la negativa de los madrileños impidió que la ruptura se produjera desde el primero de enero, tal y cómo estaba previsto por el grupo, trabajadores de Madrid informan a ECD que finalmente Vocento ha negociado el acuerdo de separación unilateralmente con los sevillanos. La situación a la que se ha llegado produce malestar en la redacción madrileña ya que no se ha tenido en cuenta su parecer y Vocento llega a un acuerdo con Sevilla sin contar con ellos. Este confidencial ha podido saber que desde Madrid se está planteando la posibilidad de no ceder ante las presiones del grupo e impugnar la escisión que, según explican, podría materializarse en febrero. Trabajadores de ABC Madrid afirman que los sevillanos justifican su postura diciendo que la ruptura era inevitable y que tratan únicamente de negociar las mejores condiciones. Sin embargo, los madrileños defienden que no había por qué haber cedido y que unidos podrían conseguir eludir la escisión.