Martes 26/09/2017. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Medios

“A lo mejor tenemos que dinamitar el periódico entero”. El País busca a la desesperada una solución a su grave caída de difusión y venta en quiosco

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

La cúpula del diario El País ha convocado una reunión de urgencia para analizar la marcha del periódico. Existe gran preocupación por las cifras que arroja el último informe de la OJD. Se estudian diversas opciones para relanzar la cabecera. La cita ha servido para plantear incluso ‘cambios revolucionarios’.

El diario del Grupo Prisa presentó el pasado viernes en clave de éxito los datos ofrecidos por la Oficina para la Justificación de la Difusión (OJD): “El País se afianza como líder de la prensa”, aseguraba el titular de la noticia: (véalo aquí). Sin embargo, internamente el clima no es de euforia sino todo lo contrario. Hay gran preocupación por esas cifras.

De hecho, la información que presentó este periódico hacía hincapié en un dato un tanto extraño: cómo la distancia entre El País y El Mundo es ahora mayor que la existente entre éste y el tercero (ABC). Para la cabecera de Prisa ese era el principal punto de fuerza del informe.

En ningún lado se mencionaba, sin embargo, que el diario que dirige Javier Moreno ha perdido un 18% de venta en quioscos respecto al mismo mes del año anterior. Pero hay más. Esa pérdida de lectores en el dato más relevante de todos los que ofrece OJD (la venta al número) es aún mayor el día clave para la prensa: los domingos. El pasado mes de octubre, El País vendió un 22% menos de ejemplares ese día que en 2009.

Pues bien. Según ha sabido El Confidencial Digital, una semana antes de que se hiciera público el informe de la oficina certificadora los datos ya se manejan internamente. De ahí que la cúpula del periódico convocara una reunión de urgencia.

Según las fuentes consultadas, a ese encuentro acudieron el director, Javier Moreno; los directores adjuntos Vicente Jiménez y Lluís Bassets; un buen número de subdirectores (hay nueve) y hasta algún corresponsal destacado en el extranjero, como Walter Openheimer (Londres).

Este gabinete de crisis debatió sobre las cifras llegadas a la dirección del diario y se atrevió a valorar la marcha de la cabecera en la actual coyuntura. Lo que más desasosiega a los directivos del periódico es la trayectoria a largo plazo: llevan muchos meses cediendo terreno, sin parar, de forma implacable. Nada funciona. No hay modo de frenar la sangría. La caída se califica de “catastrófica”.

De hecho, internamente se subraya que lo que está permitiendo salvar la cara comparativamente con los demás diarios españoles son las ventas internacionales. Efectivamente, los ejemplares vendidos en Chile, el Caribe y Argentina superan diariamente la sorprendente cifra de 20.000.

Así las cosas, los invitados al encuentro se aventuraron a lanzar propuestas, sugerencias, posibles líneas de trabajo para adaptar el periódico al nuevo modelo de prensa que estaría demandando ahora el lector.

En esta dinámica, se llegó hasta el final. Hubo algún presente que planteó “reventar” el esquema clásico del periódico. “A lo mejor tenemos que dinamitar el periódico entero”, se dijo. Rehacerlo de arriba a abajo. Eliminar las secciones y ordenar los temas en función de lo que marque cada día la actualidad.

Se trata de simples propuestas. Alguna de ellas ya se manejó en el pasado pero finalmente fue desestimada y quedó abandonada en un cajón. Pero algo sí quedó claro: se trata de “volver a pensarlo todo” para recuperar, de forma urgente, cuota de mercado.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·