Miércoles 07/12/2016. Actualizado 12:04h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Medios

Los directivos de Cuatro están satisfechos con la audiencia del canal pero buscan una vuelta de tuerca para fidelizar a su público: “pijo, intelectual y de diseño”

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Enorme satisfacción entre las cabezas pensantes de Cuatro por los índices de audiencia que está cosechando la cadena de Sogecable. Sin embargo, la intención es apostar ahora por un cambio de ritmo hacia el modelo de programación de las cadenas generalistas. Eso sí. Sin perder la identidad.

El director general de Cuatro, Daniel Gavela, y el equipo directivo que llevaba las riendas del canal antes de su llegada, reconocen que las principales apuestas han dado unos excelentes resultados. Existen algunos ‘puntos negros’, franjas de la parrilla que no están resueltas, pero en líneas generales se están obteniendo unos buenos índices de audiencia.

¿La clave del éxito? Según reconoce a El Confidencial Digital un alto cargo de la cadena, el primer acierto ha sido la apuesta por la producción ajena. Las series extranjeras –y más en concreto, las americanas- han tenido una excelente acogida, hasta convertirse casi en un ‘producto de moda’. Se va a seguir potenciando esta vertiente.

Pero lejos de adoptar una actitud conformista, en Cuatro se tienen perfectamente identificadas las líneas de trabajo que les permitirá seguir creciendo. En primer lugar, quieren dar una vuelta de tuerca en programas y acercarse más a los formatos de las grandes cadenas. Siempre sin perder de vista –puntualizan de inmediato a ECD- que Cuatro tiene un tope claro y es su propia fisonomía.

La televisión de Sogecable no da un paso sin examinar si se están respetando sus propias señas de identidad. Todos los programas deben ir un poco más allá de lo habitualmente conocido, se hace especial hincapié en el diseño siempre buscando agradar al perfil medio del televidente de Cuatro. Por cierto, que un directivo definía, de manera informal, para ECD ese nicho de mercado con las siguientes palabras: “pijo, intelectual y de alto estanding”.

En este marco hay que encuadrar el gran proyecto de la casa para los próximos meses: ‘El Factor X’, un reality show muy ambicioso que ha llegado a la cadena sólo tras haberse probado con éxito un formato menor, que utilizó un plató pequeño y se llevo a cabo con un presupuesto muy modesto. Fue el ‘SuperModel 2006’, el formato de telerrealidad que sirvió para seleccionar a la representante de España en el certamen ‘Elite Model Look of the year’.

Una vez comprobado que el espacio tenía una aceptable acogida, se ha decidido dar el salto al espacio musical que supone efectivamente una cierta vuelta de tuerca al tradicional ‘Operación Triunfo’, con casting por toda España y un jurado exigente.