Jueves 30/03/2017. Actualizado 14:05h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Medios

Paco González, director de Tiempo de Juego en la Cadena COPE

“El verdadero opio del pueblo ahora en España no es el deporte ni la prensa rosa: es la política”

Se veía cuidando vacas en Asturias después de estudiar Periodismo, hasta que la Cadena SER le abrió el mar rojo del deporte radiofónico. Después de muchos años, y convertido en una estrella, aquél mismo mar se le echó encima. Está ahora en la COPE, rodeado de su leal equipo de manolos y con Sudáfrica en los tuétanos. Encantado. Es más de Florentino que de Simeone. Ateo político, aunque más de Albert Rivera que de Pablo Iglesias. Ve en Rafa Nadal la cara grande del deporte español. Devoto de San Iker. Combativo. Esposo y padre coraje. Un luchador de los de 300, pero en vaqueros. Sus armas: el micro, el deporte y su equipo. Su medio: la ilusión de masas en tres dimensiones. Que ruede el balón

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:


Paco González sostiene una camiseta de la selección española a modo de capote. Paco González sostiene una camiseta de la selección española a modo de capote. Álvaro García Fuentes

Un artículo de...

Álvaro Sánchez León / @asanleo

Más artículos de Álvaro Sánchez León / @asanleo »

Paco González es un hombre de qué-pasa-tío, la-cosa-está-jodida, y todo-bien-por-el-curro. Lo que vulgarmente se llama un tío normal, pero con sueños, con bemoles y sin postizos. La voz FIFA tiene cara de haber sufrido más de la cuenta por cuenta ajena, pero en sus partidos de fútbol de cada martes y de cada jueves (los suyos, los que juega él con amigos) echa la bestia. El alma y la rodilla nunca se estropean a la vez. Figurín. Vaquero. Camiseta. Sudadera con capucha. Coca-Cola Light. Y pitillo...

En una sala de reuniones ‘marrón-COPE’, el rey Midas del periodismo deportivo español nos ofrece 45 minutos de juego. Toca el balón con palabras rápidas. Responde a todos los pases. Aprovecha las asistencias. No se queja ante preguntas que son una falta como una casa, o incluso un penalti. Tira a portería con titulares como goles. Ni una tarjeta roja en toda la entrevista. Ni amarilla. El árbitro anota en el acta: “Está a gusto. Lo noto”.

Él, el ídolo de masas por fuera, es un caballero de barrio. Sólo nos falta que nos cuelguen los pies del poyete, y comer pipas…

Tiene usted nombre y apellido de español medio, de aficionado medio, y de locutor estrella. ¿Cuál es su marca personal?

No tengo marca personal. Si acaso, la de Nostrapacus (adaptación de Nostradamus), por mi fama de errar habitualmente en los pronósticos…

¿Locutor o periodista?

Locutor. La radio es más un oficio que otra cosa. Nos podemos llamar periodistas, porque hay veces que investigamos, claro; muchas otras nos curramos nuestras propias noticias… Pero para mí, el periodista es un corresponsal de guerra. Eso es periodismo con mayúsculas. Lo nuestro sería pretencioso llamarlo periodismo.

¿Qué pinta una radio como esta con un área de deportes como la suya?

Pues tratamos de pintar algo en el panorama radiofónico deportivo. Como grupo me parece que estamos en segundo lugar. Poco a poco lo vamos consiguiendo.

¿Qué tiene usted de Cadena COPE?

Ahora mismo, todo. Estoy muy agradecido a esta casa. Ha sido un año muy intenso para mí y he tenido mucho cariño y apoyo por parte de mucha gente de COPE que ni siquiera conocía. Esta es ya mi segunda casa.

Después de 4 años en Tiempo de Juego, ¿alguna presión doctrinal?

¡Todo lo contrario! Ni recibí presiones en la SER, ni aquí. Nunca me han dicho lo que tengo que decir. Ni siquiera nos han pedido que moderemos la forma de hablar. ¡Nada! En ninguno de los dos sitios nos han dado jamás ninguna pauta a seguir.

¿Le sigue doliendo la SER, o pasó usted a mejor vida?

A la SER le guardo mi eterna gratitud por haber podido ejercer allí mi primer trabajo, y por haberme hecho persona en esa emisora, pero yo ahora estoy centrado en el presente.

¿Qué pasó con Delkader?

Esencialmente, nada. Lo que pasó fue eso: nada. Si hubiera pasado algo, a lo mejor no hubiera acabado la cosa así de mal.

¿Ha habido intentos de sellar la paz después?

En lo personal, no. Mi conflicto no era con 50 personas, sino con tres. Con todos los demás, sin problemas. Y sigo viendo a los jefes más jefes de entonces, y les saludo con toda normalidad.

Los rumores sobre los fichajes de la nueva temporada radiofónica han vuelto. Aunque tengáis el equipo cerrado, tengo que preguntarle: sobre el interés de Onda Cero por cambiarle la camiseta, ¿ha habido algo alguna vez?

Absolutamente nada. Al menos, conmigo. Si han hablado con Xuancar, con Lama, o con Pepe, a mí no me han dicho nada. De todas formas, teníamos muy claro que íbamos a seguir aquí, porque estamos muy a gusto, la verdad.

Pepe Domingo Castaño renovó por dos años. El resto del equipo de Deportes, por cinco. ¿Qué recambio hay para Castaño?

Está prohibido plantearse esa pregunta. Tú puedes hacerla mil veces, pero en mi cabeza, si me la plantean, salta una alarma… ¡Yo quiero seguir siendo feliz, y no me imagino un mañana sin Pepe!

¿De la Morena es imbatible?

Es difícil de batir, aunque también es verdad que cuando empezamos con El Larguero nos parecía imposible ganar a José María García… Sin embargo, hay señales de que la gente joven está más con El Partido de las 12, y el que tiene a la juventud tiene al futuro inmediato.

El periodismo español está en crisis. ¿El periodismo deportivo, también?

Depende de qué periodismo deportivo estemos hablando. El periodismo impreso está jodido, como el resto, porque el papel está mal. Si hablamos del periodismo deportivo en internet, hay que decir que está con una salud formidable, y creciendo, aunque no se ganen grandes sueldos. Si hablamos del radiofónico, creo que estamos en un buen momento. Y si hablamos del periodismo deportivo televisivo, estamos en un momento extraño que va desde tener mil canales especializados, hasta contar con las tertulias más gritonas del mundo…

¿El periodismo deportivo es serio? Quiero decir: ¿las audiencias perciben que es un periodismo fino, y no prensa rosa con forma de balón?

Dos ejemplos, porque generalizar me parece injusto. El que sigue a Santiago Segurola, sabe que es serio. Y el que ve en la tele a François Gallardo, el de El Chiringuito, pues sabe que no es serio, porque anuncia una exclusiva cada diez minutos. Según él, Messi se tendría que haber ido al Manchester City hace mucho tiempo… Pero las audiencias aceptan a unos y a otros, porque buscan esos roles.

¿Qué haría usted con el periodismo de bufanda?

Yo, nada. No me gusta, pero no haría nada. Me parece igual de legal llevar las lentejas a casa de una manera que de otra. Jamás me meteré con eso. A mí no me gusta, porque creo que tiene un recorrido corto. A veces tiene gracia, no lo niego, pero dos vasos de periodismo de bufanda, me agotan.

¿Hay libertad para que la prensa deportiva española informe sin trabas? ¿Cuáles son los principales obstáculos?

El acceso al deportista, sobre todo al futbolista, es cada vez más complicado. Ellos ya te ponen una barrera, más las que añade el club, y el jefe de prensa… El jugador es, cada vez más, una especie de búnker. Cuando yo empecé era muy fácil tener en la agenda el teléfono de todos los jugadores del Madrid, del Atleti, del Rayo, y del Barça… ¡Bueno, del Barça siempre ha sido un poco más difícil! Pero vamos, tenías casi todos los teléfonos de los jugadores de Primera División. Ahora sólo tienes los de tus amigos. Esa es la traba principal: que los deportistas se han ido protegiendo ante la aparición de tantísimos medios de comunicación. Por su parte, los clubes siguen mostrando las presiones de siempre: si te metes mucho con alguien, pues te llaman, pero no me parece ni significativo.

Muchos periodistas alertan de la falta de transparencia de los poderes políticos, económicos, judiciales... De que son muros cada vez más altos que dificultan al periodista hacer bien su trabajo. ¿Se vive esa muralla también en el deporte?

Depende de la noticia de la que estamos hablando. Para descubrir un amaño, por ejemplo, el deportista te lo va a reconocer; el entrenador normalmente no, porque tiene 20 años más, y más experiencia, y sabe que eso no hay que reconocerlo; los directivos miran para otro lado… Te lo reconoce la parte afectada, pero también porque es parte interesada… En ese terreno hay una ley del silencio que ha roto el ex gerente del Osasuna, cosa que va a venir muy bien, porque, a partir de ahora, el amaño es delito, y delito de cárcel.

¿El deporte es el verdadero opio del pueblo?

Yo creo que es más la política, fíjate. Me da esa sensación por cómo veo que se maneja la televisión. Hubo un tiempo que fue la prensa rosa, y ahora tengo la impresión de que la política lo invade todo mucho más.

El canon de las radios para entrar en los campos de fútbol, ¿es tasa? ¿impuesto? ¿un pago lógico? ¿una vergüenza?

Ahora mismo es un pago que podríamos considerar lógico, porque sí, ocupas un espacio. Otra cosa es si podemos cuantificar lo que ofrecemos los medios de comunicación, que calentamos el ambiente de un partido y preparamos a la gente para los encuentros. Sería incluso reclamable… Pero vamos, se han puesto en ese plan y un juez ha dicho que son 100 euros por retransmisión, pues nada…

Hubo un tiempo en que el fútbol se volvió loco y se puso a sacar dinero de donde no debía. El fútbol no debe exprimir a las radios o a la prensa escrita, que puede terminar siendo el siguiente blanco… ¿Qué quieren, que no vaya ningún periodista al estadio, y que sigamos todos los partidos por la tele?

Tampoco creo que haya que sacarle más dinero a los espectadores en un país donde la entrada al campo cuesta el doble de lo que se cobra en Alemania. Se volvieron locos… cuando lo que tenían que hacer es mejorar el producto y luego vender mejor los derechos internacionales.

¿Se volverán a unificar los horarios del fútbol?

Tengo esa esperanza, si todo acaba en manos de una única plataforma. Si Gol TV entra dentro de Digital + (Telefónica), se volverá a unos horarios razonables. Es decir: cuatro o cinco partidos a la misma hora, que esa plataforma los puede emitir en diversos canales igualmente, y los partidos más llamativos, a horas distintas y señaladas.

¿Qué pasa entre Ángel María Villar y Miguel Cardenal?

Pregunté a alguien que les conoce muy bien a los dos, y parece que es algo personal. Se llevaban de maravilla. Eran íntimos. Ahora mismo se llevan a matar: uno no invita al otro a la entrega de la Medalla del Deporte, y entonces el otro no le invita a la gala de la federación… ¿Pero tiene sentido que por el distanciamiento personal entre dos personas, el presidente de la federación tarde 10 días en ir a una puñetera reunión cuando hay un muerto sobre la mesa del fútbol español? Alucino. No se pueden llevar los enfrentamientos personales hasta esos límites.

¿Pasó la etapa de la Quinta de Sudáfrica?

Sí, para qué nos vamos a engañar, aunque para mí no va a pasar en la vida. Eso es un recuerdo a fuego, grabado para siempre. Me crié viendo a España eliminada casi siempre muy pronto; muy pocas veces vi a nuestra selección en una final, como en la Eurocopa del 84… Y para mí, ganar una Eurocopa era impensable, y ¡un Mundial!..  Pero los cien mejores partidos de Iniesta, de Xavi, y de Casillas han ido pasando… Como ha pasado Pujol… ¡Hombre, nos quedan todavía Ramos, Piqué, Busquets…! Pero los emblemas de Sudáfrica ya no están en su mejor momento.

¿Cómo debería definir Wikipedia a Iker Casillas?

Como “el santo”, sin duda alguna. Casillas no hace paradas, hace milagros. Por arriba no es un 10, si acaso, un 7. Con el pie, tampoco es un 10, como mucho, un 6. Pero luego es el que para los balones que hay que parar. Es ése que sale siendo un niñato contra el Leverkusen porque se ha lesionado César, y para, no se sabe cómo, tres goles imposibles. Y se queda Robben delante de él en la final del Mundial, y qué suerte tiene que le da con el talón y la desvía, porque san Iker tiene ese don…


Le sugiero esta curiosa quiniela. Ya sabe: 1, X, 2. Pero nunca en blanco…

1

Florentino Pérez

Cholo Simeone

1

  

2

Camiseta blanca        

Camiseta rosa

1

  

3

Rafael Nadal

Cristiano Ronaldo

1

  

4

Pablo Laso

Joan Plaza

1

  

5

Marca

As

1

  

6

Pau Gasol

Marc Gasol

 

X

 

7

Ancelotti

Mourinho

1

  

8

Madrid 2024

Boston 2024

 

X

 

9

María Escario

Sara Carbonero

  

2

10

Enric González

David Gistau

1

  

11

La isla mínima

Ocho apellidos vascos

1

  

12

Calentador corto

Calentador largo

1

  

13

Atleta

Runner

1

  

14

Guardiola

Luis Enrique

1

 


Pleno al 15

 Pablo Iglesias 

Otro referente del bipartidismo

X

Acotaciones a la quiniela:

1. ¿Se trata de decir quién me cae mejor?

No, en general, ¿con quién te quedas?

2. La rosa es que no me gusta nada, si me dijeras otras… Pues 1.

3. Un 1 con mayúsculas.

4. Me va a matar Joseba, que es muy amigo de Plaza. Pablo Laso me cae bien, sufre mucho, creo que se lo han querido cargar este año, y me he alegrado mucho de que haya ganado la Copa del Rey. 1.

5. Ahora digo 1, pero durante muchos años te hubiera dicho 2.

6. ¡Esa es jodida!… Pau ha llegado a lo más alto, pero Marc me parece un escándalo que se ha ido haciendo a sí mismo, quizás con menos madera que el otro. Equis.

7. ¡Por Dios! ¡Un 1 gigantesco!

8. Si Madrid 2024 significara la recuperación económica, diría 1. Si la cosa es que nos presentamos otra vez para hacer el ridículo, un 2.

9. Te tengo que decir un 2, porque he trabajado con ella, pero tengo todo mi respeto y admiración por María, claro.

10. ¡Vaya dos! Además, me llevo muy bien con David, pero sólo las Historias de Roma de Enric me parecieron flipantes.

11. No he visto “La isla mínima”, pero posiblemente sea un 1… Yo con “Ocho apellidos vascos” me reí, pero tampoco me pareció el acabose…

12. ¿Para tío? Cortos. Los largos son un poco…

13. Prefiero definir en castellano, pero parece que si eres atleta, es que eres profesional. No me gusta lo de runner

14. ¡Un 1 gigantesco!

Pleno al 15: Soy tan ateo político, que te tendría que poner una equis. Si la elección fuera entre Pablo Iglesias o Albert Rivera, te hubiera puesto un 2, porque Albert me parece un tío más normal.

¿Cuando viene Pablo Iglesias a esta casa?

Con nosotros no creo que venga. El equipo de producción de los programas de la noche ha llamado a todos los partidos, por si querían traer a la radio a sus líderes para explicar sus propuestas en materia deportiva. De algunos hay respuestas, y de otros no. Pero creo que al final no vamos a traer a ninguno, la verdad. En el caso de Pablo Iglesias, no creo que venga, porque, aunque quiera venir a nuestro programa, que se lo agradeceríamos, no quiere venir con Ángel Expósito, y no somos tan malos compañeros…

En frío: ¿es demagogia social pedir un sueldo digno para un profesor de instituto o para un médico de Familia en el país de los sueldos futbolísticos astronómicos?

Los futbolistas generan su sueldo, no están robando a nadie, no explotan a ningún obrero… Se puede y se debe reclamar un sueldo digno para un profesor de instituto y para un médico, pero sin pretender que se lo bajen a otros. Al final, lo ideal es que cobremos todos más y mejor.

Si el Tiempo de Juego de la COPE abriera un consultorio sobre “Fe y valores deportivos”, ¿cuál sería el consejo de González para las jóvenes estrellas del balón?

Los mejores consejos que he oído en mi vida son prestados, y los dos son de Alfredo Relaño. Uno que vale para cualquier faceta de la juventud se formula con esta escena de situación: “¿Se puede fumar? No. ¿Y las colillas que hay en el suelo? Son de los que no han preguntado”. ¡Hay que echarle morro a la vida!

El otro, se lo dijo Relaño a un compañero que venía siempre de mal humor a la radio. Le decía: “A ti, ¿sabes lo que te pasa? Que al mirarte al espejo por la mañana piensas: ¡tengo razón! A partir de mañana, cuando te mires di: ¡soy un gilipollas!, y verás qué bien te va”. Yo me lo digo muchas veces...

¿Qué habría que hacer para volver a llenar los estadios: ofrecer más espectáculo, o bajar los precios?

Bajar los precios, seguro. Y además, generar una costumbre. Somos personas de costumbres: reservas la mañana de los sábados para llevar a tu hija al baloncesto, y los domingos por la tarde, para ver a tu equipo... Pero si te van cambiando el día, el seguimiento, lógicamente, es más difícil. Al final, los abonados van a los partidos gordos, y sólo si tu equipo está que se sale, haces el esfuerzo. Precios bajos, y horarios normales. En Inglaterra creo que lo hacen de maravilla.

¿Tiene fe Paco González en los valores del deporte español?

El valor principal del deporte español es que ha salido un gen ganador que no esperábamos. Nos salía un Fernández Ochoa o un Perico Delgado de Pascuas a Ramos, y de repente tenemos a un tío luchando por ser el campeón de Fórmula 1, a uno peleando por ser el número 1 en tenis, a una selección que gana el Mundial de baloncesto, otra de balonmano, otra de fútbol, de hockey… ¡Y nosotros, que pensábamos que éramos una panda de perdedores inútiles, y resulta que no! Ese es nuestro valor: talento + sacrificio = a potencia mundial. Y en los deportes en los que no triunfamos, existe la sombra de no haber perseguido suficientemente el doping, como pasa con el atletismo y el ciclismo…

¿Cómo ve que las periodistas deportivas estén de moda?

No creo que estén de moda. Sencillamente, es que están llegando. Es una cuestión de estadística… ¿Quién quiere ser periodista deportivo? Normalmente, un 80% son tíos. Ahora están llegando más mujeres y aparecen más, lógicamente. Y cada vez estamos más cerca de que una mujer presente el programa deportivo estrella de una radio o de una tele.

¿Es machista el deporte oficial español?

El oficial, no, pero el deporte en general tiene muchos tintes de machismo. El otro día me enviaron el acta de un partido, creo que es de fútbol, en el que se recogen los insultos a una jueza de línea del tipo: “Ojalá Franco levantara la cabeza y os mandara a vuestro sitio, que es la cocina”… Esto, de todas formas, no es que sea machista: hablamos de que hay delincuentes verbales en los campos, y si el juez de línea en vez de ser mujer fuera negro, le dirían “súbete a un bananero”. En fin… Falta educación en muchas gradas.

Usted fue director de Carrusel deportivo con 25 años: diga algo a esos jóvenes que estudiaron Periodismo para ser periodistas deportivos, que tienen 25 años, no tienen un sueldo digno, o ni siquiera tienen un trabajo, y ven el futuro azul y negro bastante oscuro.

Lo que ellos pasan con 25 años, yo lo pasé con 20. Yo estaba convencido de que no iba a encontrar nada. Cuando empecé no había televisiones privadas, no existía internet, había sólo dos periódicos deportivos, las redacciones deportivas de la radio eran de 8 personas, y ahora somos unos 40. En 2015 hay muchas más oportunidades. Yo lo veía negro, y decía: “Bueno, pues me iré a Asturias, al pueblo de mis padres, a cuidar vacas, porque no sé hacer otra cosa”. Claro, ahora habla alguien a quien le ha ido bien, pero, sinceramente, creo que gana el último que se rinde.

¿Cuál es su ilusión periodística?

He vivido mucho más de lo que he soñado. Con 11 años soñaba con narrar algún partido. Eso ya era un sueño. En realidad, me conformaba con llevarle café a los que hablaban por la radio.

¿Ha barajado alguna vez cambiar de sección?

No, porque estoy muy a gusto. A veces pienso: “¿Podría hacer yo el magazine de la tarde?” Porque el de la mañana, lo pensé, pero me di cuenta que madrugar para mí es imposible… Y siempre concluyo: “zapatero, a tus zapatos”…

Le voy a pedir que tire estos cinco penaltis, y usted me dice por dónde los tiraría: derecha, izquierda, centro, o si nos hacemos un sergio-ramos...

1. Clase de religión para todos: proponer sin imponer: centro

2. Un pacto PP-PSOE contra la incertidumbre de lo desconocido: izquierda.

3. No al aborto: Prefiero hacer aquí un sergio-ramos, y explico por qué. Creo que es una cuestión muy personal. Mi mujer sufrió un aborto después de un embarazo llamado de huevo huero. Lo pasamos tan mal, que entiendo que desde fuera no tengo derecho a opinar de lo que haga nadie.

4. La importancia social del deporte español está sobrevalorada: a la escuadra.

5. Deporte femenino de primera división, pero de verdad: a la escuadra también… aunque faltarían sponsors…

Señor González: ¿Cuáles son sus colores?

Tengo claro el rojo de la selección, desde siempre, y no lo digo por quedar bien. Soy muy de la selección española, muy del Oviedo, por herencia de mi padre, y del Cádiz, porque toda la gente que conozco de Cádiz es genial, son la leche [y añade otros calificativos más sonoros]… Y ya paro, porque no me gusta decir más colores, ya que cuando te identificas con uno de los grandes, parece que les estás faltando a los demás. Vivimos en un periodismo en el que, como se te ocurra decir que eres del Español, es que odias al Barcelona.  

¿A qué jugador de fútbol le recuerdan estos periodistas deportivos?

 ¿J.J. Santos?

Alguien que dirija bien: Kroos.

¿Manu Carreño?

Algún delantero que meta goles: Messi

¿Manolo Lama?

Ese es Cristiano, porque, además de meter goles, se nota cuando los mete…

¿Josep Pedrerol?

Tiene que ser un jugador llamativo: Alves. ¡Le va a joder, pero lo digo con cariño!

¿José Antonio Abellán?

Como es del Atleti… ¡Koke!

¿Jesús Álvarez?

Uno de toda la vida: Pirri.

¿Javier R. Taboada?

Un buen centrocampista: Busquets.

¿Iñaki Cano?

Ese es que es muy amigo… ¡Laudrup!

¿Maldini?

Maradona

¿Óscar Campillo?

Otro director… Guardiola.

¿Antonio Lobato?

Hace muy bien lo suyo. Le iría bien compararlo con un extremo como Garrincha.

¿Y deportistas de altura que le recuerde a estas compañeras?

¿María Escario?

Pau Gasol

¿Olga Viza?

Nadal. Olga es una pasión personal…

¿Sara Carbonero?

Vamos a ponerle a Iker, que si no tenemos lío…

¿Lara Álvarez?

Ponle a Vettel, para tener lío…

¿Susana Guash?

Cristiano.

Márquese un triple sobre el final de la Liga...

Va a pasar lo contrario a lo que diga yo: Barça, Madrid, Atleti.

Después de aquél susto, ¿qué aprendió de su familia?

Sobre todo de mis hijos, porque de mi mujer ya lo sabía, que son de una madurez extraordinaria. Lo han tenido todo en la vida, sin presunciones, y podrían haber sido niños pijitos y haberse venido abajo, y han demostrado una madurez ejemplar.

Yo no podría haber reaccionado como lo han hecho ellos. Inteligencia, saber actuar, acertar en la manera de ayudar, todos pendientes unos de otros… ¡Listos como el hambre! ¡He flipado con ellos! La fortaleza de mi mujer no me hacía falta descubrirla, pero ha mostrado un gran valor. Vamos, ¡que yo soy el más mierda de los cuatro..!

¿Qué tres deportistas están en su podio dedicado a los mejores como personas?

El primero, Roberto Carlos. Siempre ha demostrado una gran humanidad con las personas desfavorecidas.

El segundo puesto sería para Rafa Nadal. Sin haberle conocido mucho, sospecho que debe ser un tío excepcional. Me parece un ejemplo de valores: cuando gana, cuando pierde, cuando habla… Siempre está en su sitio, como una persona humilde que es un crack mundial.

El tercero: Xavi, que estaba en el Barça medio marginado, se rompe el cruzado, le espera Luis Aragonés, hace un Mundial de mierda en Alemania… y después sabe reinventarse a sí mismo y acaba siendo uno de los mejores jugadores del mundo. Para mí, representa el valor de la persona que lo tenía todo perdido, y ha luchado hasta el final multiplicando por mucho su capacidad y su talento.

En el país de las carreras populares, ¿se le puede decir al pueblo español que correr es de cobardes?

No. Pero correr es muy aburrido… He tenido cinco operaciones de rodilla, y no me atreví a jugar al fútbol hasta hace dos años, que he vuelto. Hasta entonces, me he pasado 10 años corriendo, y he acabado muy harto. Cada vez que oigo a Chema Martínez hablar de correr siempre pienso: “¡Qué borrica estáis vendiendo!”. Sé que correr detrás de un balón es estúpido, pero a mí, eso y pegar cuatro berridos, me da la vida…

¿Usted tiene ídolos humanos?

Muchos, pero es mejor no conocerlos, porque después te llevas muchos chascos… Me pasó con un futbolista, que era ídolo de mi juventud, y cuando lo conocí me di cuenta de que era un gilipollas. Hace unos días estuve con el escritor Philip Kerr, que escribe permanentemente sobre la II Guerra Mundial, una pedrada que yo tengo también, le di la mano, y no quise saber nada más, porque con más tiempo quizás me podía empezar a parecer tonto. Conocí a Mark Knofler, que era otro ídolo de mi juventud cuando estaba en Dire Straits, y lo mismo: un minuto, un autógrafo, y me piré. Y hay futbolistas a los que ni he querido conocer, porque ya directamente… me parece mejor no acercarse mucho…

¿Ídolos divinos tiene?

No. Creo en Dios, pero no… Soy católico no practicante, que se decía antes…

Ancelotti, Luis Enrique y Simeone. ¿Quién de los tres seguirá la próxima temporada?

Simeone, seguro. Los otros dos, está por ver…


REBOBINANDO

Me ha dicho Pilar antes de empezar la entrevista (¡muchas gracias, Pilar!) que “por favor, no me lo tengas más de media hora, que luego se me enfada”. Lo entiendo. A Paco González no le va ir de estrella de la ilusión. Pero las conversaciones le gustan, porque su radio es una conversación entre amigos.

Paco es cualquier Paco. Maduro por los leñazos. Currante. Sin pelos a la legua. Valiente. Es un referente del deporte políticamente sencillo, incorrecto, creíble. Abierto a los colores distintos, pero sin poses.

Su bufanda no es una soga. Su periodismo no es ni un ariete, ni un dardo, ni una patada en la espinilla. Sus compañeros no son unos tíos cualquieras, son su gente. Paco tiene esencia de hombre-piña. En casa, y en su segunda casa.

Paco es Paco, el de la radio de siempre, aunque sea el locutor de la FIFA de la España en modo Play. Es el hombre sencillo que te mete las gradas en la sala de estar y que te llena de entusiasmo las tardes de fútbol. Paco. González. El imán de los jefes de todas las radios.

Sí. Tendrá sus peros. Como la sidra...

Sí. Habrá tarjetas amarillas en su wiki-historia.

Sí.

Pero un hombre que está en la cumbre y habla así de su mujer, de sus hijos, de sus compañeros y de sus colegas es esa buena persona capaz de hacer buen periodismo, como pedía Kapuscinski… que no es ningún lateral del Rayo…


0

Negocio

Cursos gratuitos por toda España para aprender a invertir en bolsa

Inversión, espectáculo y aprendizaje a partes iguales. Hanseatic Brokerhouse tiene una propuesta muy interesante para los próximos meses: trading en vivo, en directo y en más de 25 ciudades diferentes, donde los asistentes podrán ver en riguroso tiempo real, como un trader con más de amplia experiencia, toma decisiones de inversión en directo.