Lunes 05/12/2016. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

El Chivato

La aguerrida Alicia Sánchez Camacho se las tuvo tiesas con el secretario de Estado de Interior

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

La portavoz parlamentaria del PP en asuntos de Interior tiene merecida fama de persona combativa y de batirse el cobre con cualquiera. Y lo volvió a demostrar en el debate, en el Congreso de los presupuestos del Ministerio del Interior, donde se enfrentó al secretario de Estado primero desde la tribuna y después, terminada la sesión, en los pasillos.

Antonio Camacho dejó de lado las cuentas y números, las plantillas policiales, para centrarse en el Partido Popular, exigiéndole que cese en un discurso “deleznable, irresponsable e indigno” responsabilizando al presidente del Gobierno por los atentados de ETA.

“Vuelvan a la sensatez –dijo el secretario de Estado- y no vuelvan a imputar al presidente los atentados. Nunca nadie, salvo Batasuna lo ha hecho. No me gusta oírles un discurso tan similar al de ese partido legalizado”. Tales afirmaciones provocaron la inmediata reacción de Alicia Sánchez Camacho, diciendo vincular al PP con Batasuna era una indignidad.

La cosa continuó en los pasillos, donde pidió al secretario de Estado que rectificara, porque estaba imputando a su partido cosas que nunca había dicho. Profundamente indignada, Alicia Sánchez Camacho insistió en precisar que lo único que había hecho era “reprochar al Gobierno su errónea política antiterrorista y nada más”.

Una consecuencia colateral de estos enfrentamientos fue que la comisión se alargó demasiado. En los pasillos, los siguientes ponentes escuchaban comentarios en el sentido de “Tú no te enrolles tanto, ¡eh!”. Uno de ellos, el director general de Tráfico, Pere Navarro, respondió con buen humor: “He tardado tres horas en redactar mi intervención y no voy a liquidarla ahora en tres minutos”.