Domingo 20/08/2017. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

El Chivato

Ramón Espinar: de las coca-colas a la abuela de Ana Oramas

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Ramón Espinar, senador de Podemos. Ramón Espinar, senador de Podemos.

Ana Oramas centró buena parte de las iras del grupo parlamentario de Podemos tras el debate de la moción de censura. La diputada de Coalición Canarias acusó desde la Tribuna del Congreso a Pablo Iglesias de gustarle las “mujeres sumisas”.



La propia diputada denunció el acoso al que fue sometida en redes sociales tras estas palabras. Y uno de los mensajes con mayor difusión fue el que le dedicó el portavoz de Podemos en el Senado, Ramón Espinar.

Para su ataque a Oramas, Espinar recuperó un vídeo de hace varios meses, en el que el diputado canario de Podemos Alberto Rodríguez contaba la historia de la supuesta relación entre su propia abuela y la abuela de Ana Oramas.



Según explicó Rodríguez, recordaba a su abuela con sus manos agarrotadas “por la artrosis” tras una dedicada vida de costurera. “Cuando iban a cobrar, a veces les tiraban el dinero al suelo. Se burlaban de ellas las hijas y las nietas de estas familias ricas. ¿Ustedes saben el apellido de la familia que les hacía todo eso a mi abuela y a sus hermanas? Oramas”, aseguró.

Para Espinar, tras el discurso agresivo de Oramas frente a Pablo Iglesias hay “odio de clase”, el mismo que supuestamente recibía la abuela de Alberto Rodríguez de sus clientas.

Sin embargo, el propio Rodríguez se retractó posteriormente de las palabras, que también fueron negadas por Oramas. A pesar de lo cual, Ramón Espinar repitió el vídeo desmentido.



Lo ocurrido ha provocado una ola de reacciones contra Espinar, quien, no obstante, ha mantenido el mensaje en el perfil pese a que muchos –incluida la propia Oramas- le recuerdan que se trata de una falsedad.

Y otros destacan que se trata de una nueva ‘metedura de pata’ como la que protagonizó en su día ser fotografiado consumiendo dos coca-colas tras haber sido uno de los adalides en la lucha de los trabajadores contra la compañía de refrescos pidiendo el boicot a esa bebida.


“Somos
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·