Jueves 08/12/2016. Actualizado 18:06h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

El Chivato

José Antonio Alonso ha impuesto en Defensa un “apagón informativo” como nunca se había conocido

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El hermetismo que ha impuesto José Antonio Alonso en el Ministerio de Defensa no se recuerda entre los periodistas especializados en esa materia. Le cuentan a El Chivato que el “apagón informativo” es absoluto, y que se trata de una voluntad expresa del ministro, secundada por Miguel Ángel Muñoz, director general de Comunicación de la Defensa, quien ya trabajó con él en el departamento de Interior.   No solamente Defensa mantiene total opacidad, sino que tampoco los cuarteles generales de los tres Ejércitos están pudiendo desarrollar una normal tarea de comunicación, como habían hecho hasta ahora, tanto con Federico Trillo como con José Bono.   La respuesta a cualquier demanda de información a los cuarteles generales no puede ser atendida por éstos sin un previo permiso del ministerio, y las autorizaciones –cuentan las fuentes que ha consultado El Chivato- son casi inexistentes. Al malestar de los periodistas que trabajan en este campo informativo se suma el que existe en los ejércitos.   Otro dato más. Los llamados PIO, es decir, los portavoces oficiales de nuestras misiones en el extranjero, tampoco pueden hacer la menor declaración sobre qué están haciendo o qué ocurre en esos destacamentos militares, en contraste con la práctica del pasado reciente, cuando era frecuente, por ejemplo, que respondieran en directo a demandas de las emisoras de radio o de otros medios.   Algún comentaristas opinan que esta última circunstancia tiene que ver con que las misiones de nuestras tropas son ahora especialmente peligrosas (ha habido incidentes armados graves recientemente en Afganistán y el Congo), y a Defensa le interesa “sacar de foco” de la atención periodística y ciudadana estos escenarios, por si se produce una eventualidad grave, que no se descarta.