Jueves 08/12/2016. Actualizado 20:22h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

El Chivato

La campechanía, un fumador de puros llamado Juan Carlos de Borbón y la “liberalidad” de Esperanza Aguirre

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Hay fumadores de siempre que se las arreglan para encontrar “soluciones” frente a la férrea ley antitabaco. Como el caso –muy conocido- del famoso empresario que ha optado por “comprar” su despacho de trabajo y convertirlo en su “casa”, de manera que, al no ser ya un centro de trabajo, puede fumar cuando le apetece.   Otro que se las arregla, siempre que puede, para esquivar la prohibición es el Rey don Juan Carlos, un viejo consumidor de tabaco, pero sobre todo de cigarros puros, que degusta tras una buena comida en cuanto eso es posible.   La escena que relata El Chivato se produjo, hace pocos días, tras un acto oficial, presidido por los Reyes, que finalizó con un almuerzo por todo lo alto, en presencia de numerosas personalidades.   El ágape se servía en el comedor de la institución cultural donde se celebró el acto, en territorio autonómico de Madrid. Al llegar los postres, don Juan Carlos, como es su costumbre, extrajo un buen cigarro habano, y con todo desparpajo inquirió: “¿Aquí se puede fumar?”.   Hubo unos instantes de desconcierto, e intervino la presidenta de la Comunidad, Esperanza Aguirre, con esta salida: “Sí, se puede, porque hemos dado una normativa regional por la cual se permite fumar en los banquetes de boda, y esto es un banquete de boda”. Evidentemente, no era un banquete de boda.