Martes 17/10/2017. Actualizado 12:33h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

El Chivato

Luis Bárcenas ha estado moviendo los hilos en Génova para desacreditar al nuevo gerente del PP, Cristóbal Páez

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

A finales de enero, el comité de empresa del Partido Popular hizo llegar a la presidencia del partido un escrito en el que plasmaban una serie de acusaciones graves contra la manera de trabajar del gerente nacional del partido, y sustituto interino de Luis Bárcenas como tesorero, Cristóbal Páez, al que se reprochaba el tener un “comportamiento despótico”. Según algunos medios, la secretaria general del partido, Dolores de Cospedal, quiso ocultar a Mariano Rajoy la existencia del escrito del comité de empresa.

¿Qué está ocurriendo en el cuartel general del PP? Le cuentan a El Chivato que, detrás de estos jaleos y mal ambiente, está la mano de Luis Bárcenas, profundamente molesto con Cospedal desde que esta decidiera cortar por lo sano a propósito del Caso Gürtel.

Explican que Bárcenas, además de llevarse cajas con información, sigue contando con poderosos amigos en la dirección del partido –nada menos que Javier Arenas y Ana Mato, tradicionales antagonistas de Cospedal- y que, como antiguo factótum en Génova, colocó a muchas personas que ahora le deben favores. Y sus amigos poderosos ya aludidos prefieren que se sepa lo menos posible del anterior manejo de los dineros del partido, particular corralito de Luis Bárcenas.

 Rajoy le pidió al nuevo gerente, Cristóbal Páez, informaciones a propósito de Gürtel, Páez, ésta se las entregó, y fue entonces cuando comenzó la campaña contra el nuevo gerente, que, por cierto, es hombre de la confianza de Rajoy, y colocado por él, no por la secretaria general.

A partir de diciembre y enero, con un Bárcenas que se pasaba cada vez menos por Génova –y nunca por la séptima planta, la de Rajoy-, se empezó a gestar la redacción del duro escrito contra Páez, con intención de desacreditarle y, tangencialmente, minar la autoridad interna de María Dolores de Cospedal. Con todo, según le comentan a El Chivato en uno de sus paseos por Génova, fue precisamente el propio Rajoy quien, una vez recibida la carta, encargó a Cospedal que se ocupara personalmente de los problemas laborales en la sede del PP. 

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·