Viernes 22/09/2017. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

El Chivato

Por qué Luis de Guindos se ha ido a jugar al golf a Bilderberg

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Luis de Guindos, ministro de Economía. Luis de Guindos, ministro de Economía.

Luis de Guindos y Ana Botín asistieron juntos este año, por primera vez, a la reunión del Club Bilderberg en Chantilly (Virginia).

Esa coincidencia adquiere ahora especial relevancia tras anunciarse la compra del Banco Popular por parte del Santander.

Solo unas horas después de que ambos aterrizaran en Estados Unidos, el Consejo de Ministros se reunió, como cada viernes, en Moncloa. El titular de Economía no acudió a ese encuentro. Allí podía haber informado de la crítica situación del Popular al resto del Gobierno y después al resto de los ciudadanos en la rueda de prensa posterior.

Según le ha llegado a El Chivato por altos ejecutivos del Popular, esa ausencia generó duras críticas en la cúpula del banco. “De Guindos no parece consciente de que no solo está en riesgo el futuro del Popular, sino lo que es aún más importante, la estabilidad del sistema financiero y la credibilidad de España”, lamentaban ese día varios miembros del consejo de la entidad.

“Pero bueno, el ministro ha preferido marcharse cuatro días a jugar al golf a Bilderberg, en lugar de defender a un banco español ante las autoridades del BCE”, añadía otro alto ejecutivo próximo a Emilio Saracho, visiblemente enfadado.

Días después, la indignación pasó a ser recíproca. El ministro no ha encajado bien los reproches lanzados desde la dirección de la entidad. “A ver si se entera ahora Saracho de por qué he ido a jugar al golf a Bilderberg”, le ha podido escuchar El Chivato al ministro nada más anunciarse la compra del Popular por parte del Banco Santander.

En efecto, en el entorno del ministro de Economía confirman que mantuvo conversaciones con Ana Botín en varios de los recesos de los debates en Bilderberg. Pero no se llegó a ningún acuerdo en el hotel Westerfields Marriot. Aseguran que la presidenta del Santander era todavía entonces un “mar de dudas”.

De Guindos solo tanteó su interés en la operación y lo hizo porque estaba convencido de que era la única solución viable y urgente que veía a la situación a esas alturas. Acababa de perder por completo toda la confianza en Saracho.


·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·