Sábado 10/12/2016. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

El Chivato

La Moncloa, el PP y el PSOE “rivalizaron” en las copas de Navidad

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Desde el Partido Popular y también desde el PSOE y desde el Gobierno se ha mirado este año con especial atención cómo han sido los respectivos vinos de honor navideños, comparándolos con los de la “competencia” para ver quién ganaba.

Desde el Partido Popular y también desde el PSOE y desde el Gobierno se ha mirado este año con especial atención cómo han sido los respectivos vinos de honor navideños, comparándolos con los de la “competencia” para ver quién ganaba. La síntesis este año ha sido la siguiente: --La copa de La Moncloa no ha tenido la afluencia que registró el año pasado, que fue el primero después de que Zapatero ganara las elecciones. Se echaron en falta algunas caras famosas y faltaron directores. Según algunos asistentes, resucitaron también unos cuantos “cadáveres políticos” —así los llamaron-, por ejemplo de la etapa de Felipe González. Se obsequió a los presentes con una caja navideña, en la que había un queso Campo Real, un vino de Ribera de Duero y una botella de aceite de Jaén. El aperitivo que se sirvió fue muy bueno. --El PP consiguió una notable afluencia de personas. Este año cambió el escenario, desde el Hotel Villarreal (junto al Congreso) al Teatriz, que estuvo abarrotado. El equipo de Génova se afanaba en poner de relieve el “éxito” de asistencia, porque desde las filas socialistas se esperaba que los populares se quedaran solos. El Partido Popular ha regalado este año una especie de manta invernal. --El PSOE tuvo también una aceptable entrada, aunque no al nivel del año pasado. José Blanco escogió un Alvariño de alto nivel —una espléndida botella de Martín Codas- como regalo a los asistentes, además de un “pen drive” con las siglas del partido, que los informadores valoraron mucho. Algunas personas de Ferraz se pusieron a la puerta para impedir la entrada a quienes no eran periodistas, sobre todo personal del partido que querían participar de la fiesta —y recibir el regalo- y que no lo lograron.

·Publicidad·
·Publicidad·