Lunes 26/09/2016. Actualizado 11:43h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

El Chivato

Moncloa se enteró un día antes del dictamen del Consejo de Estado sobre los homosexuales

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El equipo de Presidencia del Gobierno se enteró del dictamen del Consejo de Estado sobre uniones homosexuales un día antes de su publicación, y se llevó un gran susto. Según ha sabido El Chivato de fuentes cercanas al Ejecutivo, el gabinete de La Moncloa se preocupó mucho cuando tuvo conocimiento del sentido del informe, que rechaza que esas uniones puedan equipararse al matrimonio.

El equipo de Presidencia del Gobierno se enteró del dictamen del Consejo de Estado sobre uniones homosexuales un día antes de su publicación, y se llevó un gran susto. Según ha sabido El Chivato de fuentes cercanas al Ejecutivo, el gabinete de La Moncloa se preocupó mucho cuando tuvo conocimiento del sentido del informe, que rechaza que esas uniones puedan equipararse al matrimonio. A pesar del escrito del Consejo de Estado, el Gobierno ha tomado la decisión de seguir adelante con el proyecto de igualar las uniones al matrimonio, aparte de por consideraciones ideológicas, por estimar que es una pieza básica del programa electoral que llevaron a las elecciones generales últimas. La estrategia que planteó el equipo de La Moncloa para minimizar las consecuencias de lo que en la práctica es una auténtica “bofetada jurídica”, ha sido decir —y así lo explicó María Teresa Fernández de la Vega tras el Consejo de Ministros- que el dictamen es una “buena noticia” para el Gobierno porque “no cuestiona la constitucionalidad” de las uniones homosexuales, lo que era tomar el rábano por las hojas. Fuentes jurídicas que ha consultado El Chivato destacan la solidez y alto nivel técnico del informe del Consejo de Estado, una pieza de enorme solvencia doctrinal y muy fundamentada, que en su día puede servir para argumentar ante el Tribunal Constitucional con mucha autoridad, si el Gobierno mantiene la actual normativa y —como ocurrirá en ese caso- se plantea un recurso de inconstitucionalidad.