Sábado 23/09/2017. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

El Chivato

Monedero no se fía un pelo de Pedro Sánchez

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Monedero mira de frente, piensa en voz alta, reflexiona sin prisas, pero nunca le da al stop. Álvaro García Fuentes @alvarogafu

El debate de la moción de censura contra Mariano Rajoy mostró a un Pablo Iglesias distinto respecto al PSOE. El líder de Podemos tendió la mano a los socialistas para ponerse de acuerdo en el futuro y desalojar al PP del Gobierno de España. El gesto fue acogido con desconfianza por los socialistas, aunque su nuevo portavoz, José Luis Ábalos, valoró el cambio de actitud.

Iglesias se mostró satisfecho de que los militantes socialistas hubieran elegido a Pedro Sánchez para poner en marcha un “nuevo PSOE” y elogió que el secretario general haya apuntado lo que él considera “grandes avances”.

Pero no todos en Podemos ven con tanto optimismo el resultado de las primarias socialistas. El Chivato pudo escuchar cómo el propio Juan Carlos Monedero explicaba en los pasillos del Congreso su análisis personal sobre Pedro Sánchez.

Monedero dejó claro que no se fía de la posición actual de Sánchez, que parece dispuesto a entenderse con Podemos contra el Partido Popular, pero con reservas. Hasta el punto de abstenerse en esta moción de censura. El fundador de Podemos ve con escepticismo los bandazos, los cambios de perfil ideológico que ha protagonizado el líder del PSOE.

El profesor de Ciencias Políticas de la Complutense y mentor de Pablo Iglesias recuerda que Sánchez llegó por primera vez a la secretaría general del PSOE, en 2014, presentándose como el candidato más centrista frente a Eduardo Madina, que parecía más afín al ala izquierda.

De ahí, según el análisis de Monedero, Pedro Sánchez pasó a mostrarse como un fervoroso defensor de un pacto de izquierdas PSOE-Podemos, que incluso se sustentaría en los votos de Esquerra Republicana de Catalunya.

La operación no fraguó, Sánchez fue descabalgado de la secretaría general e inició la batalla abierta contra Susana Díaz hacia las primarias. En este proceso las tornas volvieron a cambiar. Sánchez reivindicó representar a la verdadera izquierda y el antes “izquierdista” Eduardo Madina apoyó a la “centrista” Díaz.

Para Monedero, todo este juego de idas y venidas tiene una explicación. Los bandazos de Pedro Sánchez no han obedecido a cambios ideológicos. Han sido meros movimientos tácticos con un único objetivo: “sobrevivir”. Sólo buscaba los apoyos de los dirigentes o los militantes que le permitieran mantener (o recuperar) su liderazgo en el PSOE. Nada más.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·