Viernes 09/12/2016. Actualizado 13:25h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

El Chivato

Monseñor Sebastián acudió a la entrevista con Fernández de la Vega con bastante cautela

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

La Conferencia Episcopal Española trató de dar un “perfil bajo” a la entrevista con la vicepresidenta del Gobierno, celebrada este miércoles. Según ha sabido El Chivato, el interlocutor, monseñor Fernando Sebastián, vicepresidente del órgano colegiado de los obispos, acudió a La Moncloa con todas las cautelas del mundo.

La Conferencia Episcopal Española trató de dar un “perfil bajo” a la entrevista con la vicepresidenta del Gobierno, celebrada este miércoles. Según ha sabido El Chivato, el interlocutor, monseñor Fernando Sebastián, vicepresidente del órgano colegiado de los obispos, acudió a La Moncloa con todas las cautelas del mundo. Por ejemplo, su intención era que el encuentro no fuera demasiado largo en duración, como así ocurrió.

 

Esa prudencia máxima explica que, ya desde antemano, las dos partes pactaran que al final no hubiera ninguna comparecencia pública, sino más bien limitarse a un comunicado conjunto, por otro lado sin demasiadas concreciones.

 

Fernando Sebastián, arzobispo de Pamplona, considerado uno de los cerebros más finos del episcopado español, se propuso evitar que el Gobierno instrumentara la cita para dar hacia la opinión pública una imagen excesivamente optimista sobre el nivel de relación entre los prelados y el Gobierno de Rodríguez Zapatero. Por  contra, en los instantes anteriores al encuentro, desde La Moncloa ya empezaban a lanzar el mensaje de “buenas relaciones” con la Iglesia y portavoces de Presidencia hablaban de “clima de cordialidad”.

 

Lo que la Conferencia Episcopal buscaba, más que fotografías hacia la galería, era aprovechar este primer contacto con María Teresa Fernández de la Vega para establecer el “procedimiento” de las siguientes reuniones, en las cuales abordar más en concreto los contenciosos que ha planteado el Gobierno con la Iglesia. Se trataba de fijar los temas, sistemática de trabajo y los interlocutores para cada caso.