Sábado 03/12/2016. Actualizado 01:21h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

El Chivato

El País dirige sus baterías a los problemas de la Monarquía y de don Juan Carlos

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

La Monarquía debe recuperar la discreción mantenida durante tres décadas”. Es el consejo que planteaba el domingo El País, en el editorial “Valedores de la Corona”, sobre los problemas y avatares que últimamente ha sufrido la Corona.

El editorial se suma a una larga serie de artículos y reportajes del periódico de Prisa que últimamente han incidido de manera insistente en esos problemas, incluyendo, por supuesto, información diaria sobre la separación de los duques de Lugo. Una actitud que no ha pasado inadvertida.

El mismo domingo, una de las firmas “estrella” del periódico, Ernesto Ekaizer, dedicaba dos páginas a hablar de los incidentes que han afectado en esta temporada a don Juan Carlos, sin olvidar la conversación con Esperanza Aguirre sobre Jiménez Losantos, ni tampoco el pleito por las caricaturas de El Jueves. Ekaizer afirma que “el caso de El Jueves colmó la paciencia del Príncipe”, y que el viaje de los Reyes a Ceuta y Melilla fue propuesto por don Juan Carlos al Gobierno como una forma de recuperar imagen en España.

De entre esa batería de artículos e informaciones, destaca sobre todo el largo artículo firmado por otro de los colaboradores emblemáticos, el historiador Santos Juliá, publicado el sábado, día 17, con el título “El poder del Rey”, que ofrece esta demoledora conclusión: “Tras el 23-F, Juan Carlos I se convirtió en un rey taumaturgo y al abrigo de toda crítica. Los últimos actos han hecho que el aura mítica se desvanezca, quizá porque ya ha dado de sí todo lo que podía”. Una tesis que volvió a defender ayer, lunes, en los micrófonos de la Cadena SER.

·Publicidad·
·Publicidad·