Jueves 08/12/2016. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

El Chivato

Pedro J. Ramírez en Soria: los choques entre Herrera y su vicepresidenta por los apoyos al Grupo Prisa o a El Mundo

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Pedro J. Ramírez imparte hoy una conferencia en Soria, en el aula ‘Tirso de Molina’. Título: “Defender la libertad”. Pero su estancia en la ciudad castellana presenta, además, otro objetivo, éste empresarial: fortalecer los lazos con Diario de Soria, ya existentes y que por ahora se traducen en que el periódico local se encarta con El Mundo.

Pero esa gestión de Pedro J. en Soria tiene también que ver con la pugna soterrada que está teniendo lugar en Castilla y León por el dominio periodístico, entre el Grupo Prisa y Unedisa, editora de El Mundo (y ahora dueña de Recoletos), dirigida a controlar en lo posible los diarios y otros medios regionales. Un enfrentamiento que suma también protagonistas destacados en la propia Junta.

Le cuentan a El Chivato que el presidente, Juan Vicente Herrera, se inclina por la opción de Prisa, mientras que su vicepresidenta, María Jesús Ruiz, lo hace por El Mundo, lo cual ha provocado roces entre los dos. La preferencia de Herrera tiene que ver con las buenas relaciones de Polanco con el constructor José Luis Uribarri, presidente del grupo Begar y convertido en magnate regional de la comunicación, con periódicos, agencia, radios, televisiones locales… (recientemente compró Diario de León a La Voz de Galicia).

La opción de María Jesús Ruiz Ruiz ha merecido, por otro lado, actuaciones peculiares. El año pasado, Pedro J. marchó a Soria para una conferencia en el mismo sitio que ahora, y se encontró con el problema de unas grandes nevadas, que podían dificultar su viaje a la capital soriana.

Pues bien. La vicepresidenta coordinó un dispositivo especial de limpieza de la carretera, una vía con bastantes curvas, por cierto, con el fin de facilitar la llegada sin problemas del director de El Mundo.