Jueves 29/09/2016. Actualizado 09:36h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

El Chivato

Los viajes de Thelma Ortiz a Cabo Verde y las “atenciones” del Cónsul Honorario de España

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Se acaba de publicar que Thelma Ortiz, hermana de Letizia, ha realizado otro viaje a Cabo Verde. Hasta ahí, nada de particular. Pero también se ha escrito que ha estado recibiendo allí las atenciones del Cónsul Honorario de España en aquel país, para hablar a continuación -nada menos- que de utilización de servicios públicos y de bienes oficiales para una “visita privada”.

Se acaba de publicar que Thelma Ortiz, hermana de Letizia, ha realizado otro viaje a Cabo Verde. Hasta ahí, nada de particular. Pero también se ha escrito que ha estado recibiendo allí las atenciones del Cónsul Honorario de España en aquel país, para hablar a continuación -nada menos- que de utilización de servicios públicos y de bienes oficiales para una “visita privada”.

El Chivato ha topado con algunos diplomáticos españoles que no salen de su asombro ante estas últimas afirmaciones. Señalan que solamente el desconocimiento de la figura del Cónsul Honorario puede explicarlas.

Así que los tales diplomáticos nos explican que esa figura es, como su nombre indica, meramente honoraria. No es un diplomático, no es un funcionario del Ministerio de Asuntos Exteriores, no existe una sede oficial, no tiene coche oficial... No visan pasaportes, no pueden emitir documento alguno, no tienen inmunidad, ni inviolabilidad...

Se trata de personas conocidas en los países correspondientes, cuya misión es auxiliar en lo posible a los españoles que pasen por allí, cuando tengan alguna necesidad que ellos puedan atender. Prestan servicios de buenos oficios ante las autoridades, precisamente por su condición de gente conocida, que pueden realizar llamadas telefónicas, ser escuchados.

Por esa labor, el Cónsul Honorario no cobra absolutamente nada, y el único “provecho” que sacan es poder poner en la tarjeta esa condición, y a veces colocar en el balcón o en la puerta el escudo de España con la frase “Cónsul Honorario”.

Así que, si una de estas personas invita a cenar a un español, o le presta su coche, será una iniciativa suya, por su cuenta, y desde luego, no cabe malversación de caudales públicos ni cosa parecida. Eso nos comentaban los diplomáticos, y así lo reflejamos.