Lunes 05/12/2016. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

El Chivato

El nombramiento de Virgilio Sañudo como jefe de la Fuerza Terrestre ha sido bien recibido: “Iría con él a la guerra con los ojos cerrados”

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El cambio es relevante, porque se trata nada menos que del mando de la Fuerza Terrestre, es decir, para que se entienda rápidamente, de nuestro Ejército de Tierra operativo: ha cesado el teniente general Pedro Pitarch y se hace cargo el teniente general Virgilio Sañudo de Celis. Y le cuentan a El Chivato que este nombramiento ha sido muy bien recibido.

Iría con él a la guerra con los ojos cerrados”, es el comentario-resumen que hace un alto militar, conocedor de la trayectoria profesional del nuevo jefe. Dicen de él que es “un profesional como la copa de un pino”, y destacan que ha pasado muchos años en la Brigada Paracaidista. Aunque no cae bien a todo el mundo, sin embargo, coinciden en decir que reúne las mejores condiciones: “Conoce bien las unidades, su mando de la Fuerza Terrestre será un éxito”, se escucha en altos ámbitos del Ejército. Que concluyen así: “Es el líder que el Ejército necesita”.

En cuanto a Pedro Pitarch, hay que recordar que llegó al cargo a raíz del incidente con el anterior jefe de la Fuerza Terrestre, el teniente general José Mena Aguado, cesado por haber dicho en la Pascua Militar que el Ejército intervendría si la unidad de España estuviera en peligro por los nuevos Estatutos de autonomía.

A Pitarch, en ámbitos castrenses se le echa en cara el excesivo “perfil político” que ha tenido y tiene, que llegó al cargo precisamente por eso, y que su carrera ha estado más bien en los despachos y junto al ministro que en el mando de unidades, donde su experiencia era corta (por ejemplo, un regimiento en Córdoba en el que, tras mandarlo dos años, su operatividad y moral quedaron por los suelos). El paso ahora por la Fuerza Terrestre ha sido anodino, cuando no negativo.

En esas fuentes se comenta que mandarlo al Eurocuerpo ha sido una forma elegante de quitárselo de en medio, diciéndole: “Vete a Estrasburgo a ganar cuatro “kilos” al mes y déjanos en paz”.