Martes 06/12/2016. Actualizado 01:07h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

El Chivato

Más crispación que nunca en la manifestación de la AVT contra la negociación con ETA

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Personas que participaron el sábado en la manifestación de Madrid, convocada por la AVT, contra la negociación con ETA, percibieron que el ambiente esta vez, la tercera, era incluso más crispado que en ocasiones anteriores.

Personas que participaron el sábado en la manifestación de Madrid, convocada por la AVT, contra la negociación con ETA, percibieron que el ambiente esta vez, la tercera, era incluso más crispado que en ocasiones anteriores. Tal sensación procedía del ambiente que se apreciaba, pero también del tipo de eslóganes y gritos lanzados por los asistentes. Grupos de personas aparentemente normales, sin aspectos extremosos, incluso de cierta edad, pronunciaban gritos de “Que los maten”, otros reclamaban “Palo, palo”, e incluso había quienes clamaban “Que les pisen la cabeza” y frases parecidas. También se escucharon expresiones negativas contra “los vascos”, contra la televisión vasca, etc. Pancartas de “Nos sobra Zapatero”. La organización intentó en vano acallar los gritos contra el presidente del Gobierno. En cuanto a quienes acudieron a la convocatoria, gente normal, de diferentes clases sociales, familias, pero, sobre todo, de una edad media más bien alta. Resultó significativo que el porcentaje de jóvenes no fuera tan elevado. De todas formas, la marcha fue un gran éxito de asistencia, mucho más teniendo en cuenta que era la tercera vez que se convocaba, además de las malas previsiones meteorológicas, y que llovía al final. El millón setecientas personas apuntado por la organización era excesivo, y también el millón cuatrocientas de la Comunidad de Madrid, pero a la vez fue claramente insuficiente las 110.000 de la delegación del Gobierno. Una prueba del éxito de la convocatoria es que El País la cifrara en casi 200.000 asistentes.