Lunes 05/12/2016. Actualizado 10:28h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

El Chivato

Un empresario catalán que firmó el comunicado este verano: “Me importa un pimiento la política. No me he leído el proyecto de Estatuto”

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Numerosas empresas catalanas están recibiendo cartas y mensajes de clientes y de consumidores en general en las que apuntan la intención de dejar de consumir sus productos, como reacción de rechazo a lo que está ocurriendo con el Estatuto de Cataluña. En muchos casos, esas firmas responden a sus comunicantes.

Numerosas empresas catalanas están recibiendo cartas y mensajes de clientes y de consumidores en general en las que apuntan la intención de dejar de consumir sus productos, como reacción de rechazo a lo que está ocurriendo con el Estatuto de Cataluña. En muchos casos, esas firmas responden a sus comunicantes. A El Chivato ha llegado la correspondencia mantenida por una de esas empresas con un cliente. Se trata de una de las que firmaron este verano el comunicado pidiendo que se aprobara el Estatuto. Guardando la confidencialidad sobre el remitente, y omitiendo algunas referencias para evitar la identificación concreta, esto dice —entre otras cosas- la correspondencia firmada por el presidente de esa empresa familiar catalana, bastante conocida en el resto de España: “He recibido su mail, que le agradezco sinceramente, pues manifiesta sus opiniones respeto al proyecto de Estatuto catalán y nos da la posibilidad de poder dialogar sobre un tema que ha creado demasiada crispación social. Le agradezco que inicie sus reflexiones sin apoyar los boicots que se han organizado desde webs y medios de comunicación radicales. Creo que cualquier fórmula que incite a la manipulación de los ciudadanos, no sólo es un veto a la libertad sino que también daña y desequilibra la economía”. Tras referirse a la historia de la firma, con 50 años de vida, fundada por sus padres —“han trabajado duro ofreciendo siempre la mejor calidad y servicio”-, señala: “Hoy somos una de las principales empresas del sector en la que trabajamos más de 400 personas de todas partes de España y exportamos nuestros productos a más de 49 países. Seguimos trabajando para servir a nuestros clientes y consumidores sin tener en cuenta su origen, raza u opinión. Seguimos trabajando para que las 400 personas de XXX, que son nuestra segunda gran familia, puedan prosperar. A estas 400 personas de toda España les tenemos el mayor respeto, porque trabajan y viven de XXX, sienten orgullo por la empresa que representan y son el motor de nuestra empresa”. “Nuestros proveedores son de España, de Europa o del mundo. Nuestros consumidores son españoles, europeos, asiáticos, rusos y africanos, como nuestros clientes. Personalmente, me importa un pimiento la política y los políticos. Mi única política es la familia y la empresa. La otra política que la hagan los políticos. No me he leído el proyecto de Estatuto. Cuando se hayan aclarado los políticos y salga algún documento consensuado, etc., etc., después lo leeré. De momento no tengo ni tiempo ni interés”. En una posterior comunicación, afirma que la empresa “jamás ha hecho ningún posicionamiento político”, insiste en que es “apolítica”. Y, en relación con la firma del comunicado de apoyo al Estatuto, explica: “Personalmente, junto con otros empresarios, solo manifestamos a los políticos de Cataluña que trabajaran pues con este tripartito no encontraban forma de entenderse. Después ya sabe que la prensa interpreta las declaraciones de la forma que les interesa”. “Se ha utilizado esto para difundir una Campaña en contra de las empresas catalanas. Se ha elaborado una página en Internet, con todas las empresas de productos y servicios de Cataluña, con una lista adjunta de otros productos y servicios de España. Se han lanzado mensajes de insultos y de cierta mala fe. Esto radicaliza también a las minorías radicales de Cataluña y se abren frente en todos los lados, mientras las personas que somos neutrales sólo apelamos al juicio, a la racionalidad, a la tolerancia y nadie nos hace ningún caso, pues al final sólo se atiende a lo que ofrecen los mejores titulares”.