Miércoles 07/12/2016. Actualizado 12:04h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

El Chivato

El incidente con el general Mena, un fracaso personal y político para Zapatero y para José Bono

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El grave incidente militar que ha culminado en el arresto domiciliario del teniente general Mesa, hasta ahora jefe de la Fuerza Terrestre, constituye un fracaso personal, tanto para Rodríguez Zapatero como para José Bono, en opinión de analistas y de expertos en asuntos de Defensa.

El grave incidente militar que ha culminado en el arresto domiciliario del teniente general Mesa, hasta ahora jefe de la Fuerza Terrestre, constituye un fracaso personal, tanto para Rodríguez Zapatero como para José Bono, en opinión de analistas y de expertos en asuntos de Defensa. En el caso del presidente del Gobierno, el fracaso tiene que ver con que él, personalmente, ha sido quien ha promovido que un Estatuto así, el que criticó el general Mena, haya llegado hasta el Congreso, provocando una gran alarma ciudadana, que ha cuajado también entre los militares. Cataluña, no solamente le está provocando a Zapatero una espectacular caída en la intención de voto, sino que ha puesto en jaque a las fuerzas armadas, a las que la Constitución confiere —y los militares juran- la tarea de velar por el orden constitucional y la integridad territorial de España. Por lo que hace al ministro de Defensa, su fracaso se centra, no sólo en que fue él quien nombró al teniente general para el cargo que ocupaba, sino también en la comprobación de que la figura de José Bono no es considerada por el Ejército —o al menos una parte- una garantía suficiente de que vayan a ser corregidos los contenidos inconstitucionales y atentatorios contra la unidad de España existentes en el Estatut. El ministro solía presumir de que su presencia en el Gobierno suponía un factor de confianza y tranquilidad para sectores españoles inquietos por el modelo de Estado. Se ha demostrado que altos mandos militares no se fían. Con todo esto, España ha vuelto a vivir el “problema militar”, después de décadas de tranquilidad, y el problema lo ha causado el Gobierno. Por vez primera desde la intentona golpista del 23 F, un alto mando militar ha sido arrestado. Y lo peor es que todo indica que las afirmaciones del general Mena, de que hablaba en nombre de “compañeros” y otros miembros del Ejército, responden a la realidad.