Sábado 19/08/2017. Actualizado 01:13h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

El Chivato

Las obsesiones de Cristiano Ronaldo: es un maniático de la altura del césped de su mansión en Madrid

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Cristiano Ronaldo es persona que cuida al milímetro todos los detalles. Empezando por su condición física: el portugués controla el más mínimo detalle de su dieta, se aleja de cualquier exceso, y mantiene una celosa abstinencia alcohólica. Todo ello acompañado de un escrupuloso entrenamiento de gimnasio.

Su objetivo es ser el mejor futbolista del mundo y lo demuestra día a día. “Si asiste a un acto social y toma un poco de chocolate, por poner un caso, al día siguiente se queda media hora más en el gimnasio”, señalan personas que conocen al madridista muy bien. No repara esfuerzos en cuidarse.

Proteger su imagen y la de su familia es para CR7 también uno de los aspectos más importantes de su vida. Ya en su anterior etapa en Manchester, protagonizó una ‘cruzada’ contra la llamada prensa sensacionalista. Un diario le acusó de gastarse 10.000 euros al día en juergas, fue a los tribunales y ganó el caso.

En España ha hecho lo mismo. Tal como publicó ECD, Ronaldo encargó al bufete Garrigues, uno de los más prestigiosos, y caros, del país, para que persiga cualquier intromisión en su honor, fama y buen nombre. No está dispuesto a ninguna afirmación sobre su vida privada que no esté rigurosamente contrastada y suficientemente acreditada –ver noticia-.

Esa fijación por los detalles llega incluso al estado y condiciones del césped del jardín, en su lujosa mansión de Madrid. Le cuentan a El Chivato que Cristiano es muy puntilloso en este sentido: quiere que el verde se encuentre a una altura determinada. Ni más, ni menos. No le gusta encontrárselo alto o que esté mal cuidado.

Siguiendo estas normas precisas, los operarios que trabajan en el chalet se esmeran en que la hierba se encuentre en perfectas condiciones para su jefe.

“Somos
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·