Sábado 03/12/2016. Actualizado 01:21h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

El Chivato

Se recrudece la lucha por la sucesión en el Grupo Prisa: Díez Polanco y Cebrián juegan sus cartas

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Es uno de los temas de conversación en círculos económicos de alto nivel: la difícil sucesión en el Grupo Prisa, vista la edad y situación de su presidente, Jesús de Polanco.   Le cuentan a El Chivato que la opción de su hija, Isabel Polanco Moreno, ahora consejera delegada de la editorial Santillana, está muy en el aire. Esta profesional habría quedado ya descartada para la sucesión del padre por graves asuntos, de carácter personal, que hace imposible contar con ella. Todo a pesar de que es conocida por su gran preparación intelectual y personal.   En esos círculos se apunta que esta delicada situación de Isabel Polanco ha recrudecido la lucha por el poder –que no viene de ahora, pero que se está acentuando por la nueva coyuntura- entre el consejero delegado del grupo, Juan Luis Cebrián, y Javier Díez Polanco, consejero delegado de Sogecable y sobrino del presidente.   Uno de los rifirrafes de esa difícil relación fue la lucha por lograr que el nuevo canal de televisión en abierto que preparaba el Gobierno fuera para Prisa. Juan Luis Cebrián movió a fondo todos los resortes, en la idea de convertir Localia TV en una cadena de ámbito nacional, con un esquema empresarial semejante al que tiene, en radio, la Cadena SER, es decir, emisoras locales que emiten en cadena pero que tienen también tiempos de desconexiones regional y local. Con ese proyecto, Prisa quería contar con dos cadenas, puesto que ya tenía autorizada la Cuatro. Si el plan se cumplía, Cebrián hubiera salido enormemente reforzado.   Uno de los elementos que utilizó a fondo Prisa fue la complicidad de Alfredo Pérez Rubalcaba, que desde hace años mantiene una relación privilegiada con el grupo. Ese apoyo pareció que garantizaba la concesión, pero finalmente Rodríguez Zapatero eligió la opción de su viejo amigo José Miguel Contreras, que puso en marcha La Sexta.   La decisión del Gobierno socialista fue recibida casi como una “traición” por parte de Prisa, una circunstancia que explica, en parte, la posición crítica con el actual inquilino de La Moncloa que vienen manteniendo en los últimos tiempos sus principales medios, es decir, El País y la Cadena SER.

·Publicidad·
·Publicidad·