Viernes 22/09/2017. Actualizado 14:30h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

El Chivato

El rey y José Antonio Zarzalejos

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El rey baraja ya la abdicación”. Este artículo de José Antonio Zarzalejos, publicado el viernes, provocó una muy rápida respuesta desde el palacio de La Zarzuela, diciendo que don Juan Carlos no se plantea ni tiene ninguna intención de abdicar, y que nadie en la Casa trabaja en plan alguno.

Le cuentan a El Chivato que la trascendencia que la Casa del Rey dio a esa columna, que explica la inmediata reacción, tiene que ver con lo que ocurrió tras el accidente de don Juan Carlos en Botsuana.

Aquel suceso provocó un durísimo comentario de Zarzalejos, critico con lo ocurrido y con el rey, titulado “Historia de cómo la Corona ha entrado en barrena”.

Lo significativo es que fue una de las primeras reacciones negativas publicadas y que, por tratarse de Zarzalejos, una persona más bien en la derecha, ex director del diario monárquico ABC, de alguna manera eso ‘abrió la veda’ para arremeter de forma generalizada contra don Juan Carlos, desde todos los medios y columnas. Eso fue lo que provocó.

Pero es que, además, el propio don Juan Carlos leyó directamente aquel artículo, puesto que, durante esos días en el hospital, el equipo de La Zarzuela le pasó absolutamente todo lo que se publicaba en prensa escrita y se decía en radios, televisiones e internet. El rey se sintió impresionado por la marea de críticas, y más aún por la precedencia de muchas de ellas, y esa inquietud fue lo que le llevó a pedir perdón públicamente ante las cámaras de TVE.

También le cuentan a El Chivato que, a raíz del artículo del viernes sobre la abdicación, José Antonio Zarzalejos recibió multitud de llamadas de radios y televisiones. Explicó que el escrito lo había pensado mucho, que había dicho lo que quería decir, que ahí se recogía con precisión lo que pensaba. Y que no deseaba añadir más sobre el asunto porque corría el riesgo de no ser tan preciso.

Zarzalejos ha relatado posteriormente que, el día previo a firmar el artículo de la abdicación, habló en La Zarzuela, durante una hora, con “un interlocutor de la máxima fiabilidad”, que no le desmintió la posibilidad de una abdicación, y tampoco le reclamó off the record.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·