Viernes 09/12/2016. Actualizado 13:25h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

El Chivato

La satisfacción de Alierta: premio en Nueva York y el ingreso en el índice “Titans 50”

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Le cuentan a El Chivato que César Alierta está más que contento por un hecho que se produce hoy mismo, 20 de junio: la compañía que preside, Telefónica, entra hoy en el prestigioso índice de bolsa norteamericana “Dow Jones Global Titans 50”. Algo, por cierto, que ha pasado bastante inadvertido en España.

Le cuentan a El Chivato que César Alierta está más que contento por un hecho que se produce hoy mismo, 20 de junio: la compañía que preside, Telefónica, entra hoy en el prestigioso índice de bolsa norteamericana “Dow Jones Global Titans 50”. Algo, por cierto, que ha pasado bastante inadvertido en España.

 

Pero no termina ahí el motivo de esa satisfacción. También le cuentan a El Chivato que la Cámara de Comercio de Nueva York le ha premiado por su gestión empresarial y trayectoria al frente de la operadora española. Un galardón de los financieros norteamericanos en reconocimiento de la labor realizada al frente de la compañía.

 

La entrada en el “Dow Jones Global Titans 50” refuerza la presencia de Telefónica en los mercados financieros donde cotiza. En ese repertorio figuran compañías de la importancia de Exxon Mobil, General Electric, IBM o Walt Disney, por ejemplo. Parece que ocupará el puesto 37 de ese ranking, donde será una de las pocas empresas europeas presentes.

 

En el EuroStoxx 50 se encuentra en quinta posición (la segunda excluyendo a las multinacionales petroleras), por detrás de Total Fina (114.000 millones de euros), Sanofi-Aventis (103.000), Royal Dutch (95.000) y la italiana Eni Spa (68.000 millones de euros).

 

Dos buenas noticias para César Alierta, que subrayan su gestión al frente de la operadora. Mientras tanto, aquí, en España, sigue sometido desde algunos sectores a una campaña de desgaste social y mediático.