Viernes 09/12/2016. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Denuncias de los lectores

Atropello a los Podólogos por la ministra de Sanidad, que parece vivir en la época de la Inquisición

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

¿Cómo es posible que a una profesión con competencias diagnósticas y plena autonomía, se le elimine la posibilidad de prescribir fármacos?

No sabemos si la Ministra de Sanidad, Elena Salgado, se da cuenta de que vive en el siglo XXI y no en la época de la Inquisición. Digo esto porque acaba de firmar una Ley (la Ley de Garantías y Uso Racional de Medicamentos y Productos Sanitarios) que elimina de un plumazo la labor y el trabajo de una profesión reglamentada desde hace más de medio siglo.   Con la citada ley la señora Ministra acaba con la ilusión y trabajo de miles de profesionales, entre podólogos, profesores de universidad, instituciones académicas, asociaciones científicas y una gran mayoría de profesionales autónomos. Todos generan riqueza, puesto de trabajo y dinamismo a la sanidad española y a la universidad. No sé si sabe la señora Salgado que en España existen mas Escuelas Universitarias de Podología que en todo USA y que somos considerados al nivel mundial los segundos en preparación y profesionalidad para tratar las enfermedades y deformidades de los pies.   No se si sabe que los podólogos fueron los primeros que aplicamos técnicas minimamente invasivas en la cirugía del pie. Como sabrá la Ministra son numerosas la especialidades medicas que se orientan hacia esta técnica menos invasiva No se si sabe que los podólogos resuelven y resolvieron muchos problemas de la patología del pie que el sistema de salud publica no podía o puede dar.   La Señora ministra, no sabrá que el 60% de la población presenta o puede presentar un problema de salud con referencia al pie y que la mayoría acude a las clínicas o consultas podológicas que existen en España. No sé sí sabe que el podólogo es el primer miembro del equipo de salud que detecta que un paciente es diabético. No se si usted sabe que por nuestras consultas acuden políticos, esposas de médicos, hermanas y madres a las cuales tratamos con nuestros medios quirúrgicos y por supuesto utilizando algunos fármacos del vademécum español.   Me gustaría que nos dijera la ministra que haremos ahora ante un paciente que acude con dolor, inflamación provocado por ejemplo por una uña encarna, le diremos que se lo tengo que hacer como en la Edad Media, ya que la ley no me permite utilizar un anestésico local, ni tan siquiera utilizar un spray para mitigar el dolor. ¿Verdad que a usted no le gustaría que le hagan un acto terapéutico con dolor? No sé porque usted se ha dejado influir tanto por el estamento medico, que generalmente es conservador al máximo, cuando usted es de un partido progresista y de izquierda; y precisamente los médicos serian los que menos legitimidad tiene para criticar a los podólogos, ya que sin nosotros, los médicos mismos no hubiesen prosperado en muchos campos.   También existen muchos libros publicados por podólogos de prestigio internacional donde se exponen temas de patología del pie, donde se hace referencia a la utilización de anestésicos locales, antibióticos, antimicóticos, sobre temas enteramente podológico. No sé si sabe la ministra que en España se han celebrados 35 congresos de podología, todos declarado de interés sanitario y científico. Que en España existen mas de 10 publicaciones mensuales de podología. Que existe un decreto ley que autoriza al podólogo a recibir directamente a los pacientes para tratarlos de sus dolencias pédicas.   La Señora ministra desconoce cuantos artículos y conferencias publicadas hechas por podólogos sobre tratamientos conservadores, paliativos y quirúrgicos hay en España, miles, que no se podrían haber hecho sin contar con el arsenal (pequeño) farmacológico que necesita el podólogo. El Podólogo puede utilizar los RX con fines diagnósticos y tenemos y cotizamos, como supervisores de instalaciones de radiodiagnóstico, nuestra dosimetría y lectura mensual por un organismo oficial del instituto de energía nuclear.    Lo de la Ministra, independientemente de ser una tremenda metedura de pata, es una absoluta estulticia. ¿Cómo es posible que a una profesión con competencias diagnósticas y plena autonomía, se le elimine la posibilidad de prescribir fármacos, cuando su formación farmacológica es similar en general a la del licenciado en medicina y superior al licenciado en estomatología...? ¿En qué cabeza cabe semejante incongruencia? Se nos deja en una indefensión jurídica. Ahora nuestros pacientes no pueden seguir un tratamiento farmacológico ante sus dolencias. Nuestro hacer profesional se queda huérfano de unos de los pilares de la ciencia, la farmacopea, que hemos utilizado con buen criterio científico durante muchos años. Solo nos importa aliviar el dolor y evitar complicaciones infecciosas. ¿Nos puede negar el Estado recetar un analgésico o un antiséptico? ¿Qué van hacer las Universidades con tantos cursos postgrado sobre patología quirúrgica del pie, con créditos académicos y con un coste superior a 1.500 euros?   Entiendo que una vez publicada la ley en cuestión el Ministerio tendrá previsto plantear la jubilación anticipada para un colectivo que, gracias a sus desatinos e incoherencia, queda fuera del mercado. ¿Qué derecho le asiste a la señora Salgado para descalificar a un colectivo, que lo único que pide es seguir trabajando? Esperemos que la Señora Ministra reflexione y modifique su comportamiento con esta profesión que, con el debido respeto, solamente se puede calificar de fascista. Realmente la señora ministra sabe que la nueva ley lo único que trae son problemas, e impide una labor de muchos años de los podólogos, un derecho asistido por el que hacer diario de la salud del pie y de los cuídanos.