Martes 26/09/2017. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Denuncias de los lectores

¿Autoridad o autoritarismo? Me vi obligada a intervenir y fui denunciada cuando dos policías pidieron la documentación a un ciudadano de color

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Decía Platón que el poder debia permanecer en manos de aquellos que no lo deseaban. Y no iba desencaminado. s.XXI: dos agentes de la guardia urbana de Barcelona y un chico sudamericano pasean separada y tranquilamente.

Los policias paran al vianante y le piden que abra su bolsa. Y yo, idealista de nacimiento, presencio la escena desde antes de sus inicios e informo al chico que ‘no estaba obligado a enseñar sus pertenencias mientras no hubiera indicio de delito’; el derecho a la intimidad es una fórmula inalienable.

El chico, exempto de culpa, pues sin ningún indicio más que ‘su color de piel’ (quizás dirían los agentes) no puede haber ilegalidad. Y supongo que molestado por su fallido intento de penalizar ese acontecimiento, uno de los agentes, sin placa identificativa, se me acerca y me exige la documentación que, entre insultos que no quisiera ni mencionar, me devuelve violentamente en un lanzamiento de humillación.

Y yo, asustada, le pido que se identifique. La respuesta censurada vendria a ser: ‘tengo la potestad de hacerlo o no, y no lo haré’. De aquí se deriva un episodio de trato vejatorio que termina con la imposición de una denúncia por parte del agente en motivo de: ‘incumplir las órdenes y requerimientos que formulan los agentes’. Y yo me pregunto: -¿Qué órdenes?

Lo más fácil para mí hubiera sido olvidar la impotencia con que me hicieron sentir esos dos agentes y limitarme a pensar lo que la mayoría: contra un guardia urbano siempre tienes las de perder. Pero como me siento en deuda con mis conciutadanos denuncio jurídico y administrativamente lo siguiente: -Que esos dos policias efectuaron una inspección sin indicio de delicto, y que el delicto sospechado no se llegó a probar. –Que ese agente en concreto llegó a insultarme sin motivo y humillarme sabiendo que yo no disponía de ningún arma más que la palabra argumentada. –Que ese agente no llevaba el número identificativo y se negó a proporcionármelo hasta que un tercer compañero intervino en la escena y que, finalmente, esos dos guardias me interpusieron una denuncia falsa de carácter judicial y uno de ellos, de carácter administrativo.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·