Jueves 21/09/2017. Actualizado 13:01h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Denuncias de los lectores

“Elegidos para la gloria”. Deberíamos olvidarnos de estudiar, trabajar, opositar y dedicarnos a la política

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Elegidos para un puesto de trabajo bien retribuido y con unas condiciones excelentes, para el que no se requiere titulación académica alguna ni cualificación profesional, y cuya retribución ronda entre los 5000 y 18000 euros al mes.

Dado los tiempos que corren, la mayoría de los ciudadanos de este País debería de olvidarse de buscar un mero trabajo, de opositar y si me apuran hasta de estudiar en el caso de los más jóvenes, para labrarse un futuro. Y es que el futuro, el verdadero y buen futuro, lo tenemos al alcance de la mano, sin salir ni del pueblo, y los datos están ahí para constatar la certeza de lo que digo.

Se trata de un trabajo al fin y al cabo, no de acertar una quiniela, y cualquiera puede desempeñarlo, aunque muchos de los que lo realizan se quejan de trabajar hasta 16 horas diarias. La retribución en esta empresa ronda unas cantidades de ensueño, entre 3000 o 5000 euros de partida, hasta los 18.000 euros en los casos mejores, al mes. Teniendo además otras cuestiones nada desdeñables, despacho amplio y bien dotado, secretaria, dietas para traslados, aún siendo los viajes de empresa pagados por ésta, a veces incluso vacaciones en lugares al que los demás ciudadanos ni se imaginarían ir en su vida, lugares desde donde ver puestas de sol como nadie, ver horizontes a alturas de 60 metros sobre una playa, y por la noche con una buena luz giratoria para poder ver en la oscuridad también, que diablos, los hay en esta empresa que han hecho un crucero hasta en el yate insignia de la empresa, si ese con nombre de ave y que lleva unos años cogiendo cochambre, varado en la provincia de Burgos.

Además, para acceder a cualquier puesto de los de esta “empresa” no hace falta mucho currículo, nada de máster ni doctorados universitarios, puede bastar con el Bachiller, e incluso a veces con Formación Profesional de primer grado, en la rama de electricidad.

No te importe si a mitad de la jornada llegan amigos tuyos a verte al despacho, les puedes invitar a un cafelito y así charláis de vuestras cosas, ¿cómo va la niña en la universidad?, en la de Oxford, por supuesto, o si le va bien en la empresa en la que trabaja, que si llega el caso, la podemos ayudar con una transferencia de fondos para que no haga aguas.

En este trabajo, casi siempre eres jefe, a distintos niveles, pero jefe, y ello te inviste de un halo de poder que nunca te imaginarías, y te da la potestad de poder decidir sobre muchas cosas, entre las que están, cuanto tienen que ganar o pagar los demás, por sus trabajos o sus servicios respectivamente, si en el lugar donde viven pueden hacerse una casa o no, porque se va a hacer un parque.

Nadie te pondrá una querella por llamar lo que se te antoje a nadie, eso sí está superprotegido, es más, para poder hacerlo, necesitará el beneplácito de todos los compañeros de la empresa.

Muchas veces los propios hijos tienen su ingreso en la empresa asegurado, y no solo estos, sino sobrinos y todo tipo de familiares o amigos, asegurando así toda una estirpe familiar en la empresa.

Puedes jurar que no ganas tanto como parece, y será como si lo juraras ante la Biblia. Este trabajo te da otras prebendas, como el que la empresa te facilite la construcción de tu casa en primera línea de playa, si, donde no quedan ya ni los chiringuitos de fritanga y tinto de verano.

No tendrás problemas de tráfico, porque tu empresa se encarga siempre de encerrar todos los coches que no pertenecen a la empresa detrás de una larga línea azul, los únicos coches que no son de la empresa están circulando, de paso, o en esos sitios creados al efecto y marcados con una gran P blanca sobre fondo azul, y pagaran por ello, ¡vaya que si pagarán!.

Si además has tenido la suerte de antes de este trabajo, ser funcionario, cuando dejes la empresa, en la Administración te respetarán algunas de las condiciones adquiridas. Pero ahí no acaba la cosa, la empresa te seguirá pagando durante un tiempo, hasta que te busques la vida en otro trabajo, si no lo tienes.

También se pueden ejercer varios trabajos en la misma empresa, compatibilizarlos se llama, con lo cual es cuando si alcanzas un nivel de retribución más que digno.

Esta empresa también te permite a veces, coger dinero de la caja y hacerle regalos a tu esposa, por ejemplo, y se te pasas mucho con el precio, basta para justificarlo, decir que es que la quieres mucho.

Tampoco tienes que pensar en lo que gastarás en ropa, a veces por pertenecer a esta empresa te facilitan los trajes.

Reinventarás el trueque, y cambiarás la mercería de tu madre por una finca en la que la provincia de Ciudad Real tendrá que pedirte permiso para permanecer. También puedes hacerte con un pisito en el centro de la ciudad, en la calle principal, al módico precio de 90.000 euros por 200 metros cuadrados, un piso que no es de venta libre y que antes pertenecía a una persona que no ha podido pagar la hipoteca en la Caja o Banco que se la dio.

Si un día en la empresa se te va la mano y te llevas sin permiso demasiado, cuando te vaya a quitar la casa que compraste, siempre puedes decir que no se puede, que la ley no lo permite, porque es donde tienes tu morada, y te dejarán en paz. Pero digo incluso más, por mucho que se te vaya la mano, aunque no aparezca lo que te llevaste, tienen un arreglo para que te “pueda dar el sol”, y solo duermas a la sombra cuando sea de noche.

Por supuesto que las ganancias en este trabajo tienen un tratamiento fiscal bastante bueno, por eso no te vayas a asustar, “si cav-e” alguna duda, siempre puedes hacer un plan de inversiones.

Pero como todo en la vida este trabajo tiene también su parte negativa, por ello aunque solo fuera por algo testimonial, lo pusieron como sobre nombre al de la madre que no es la propia, sino que lo es del cónyuge.

¡Pobres suegras! Encima, muchas de ellas con esas pensiones, y eso que le dieron parte del nombre a tan ilustrísimo trabajo.

Otro día les hablaré de la filial de esta empresa, y que se dedica más al bienestar de los propios trabajadores, a mejorar “sus condiciones”, ya me entienden, formación, y esas cosas.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·