Miércoles 18/10/2017. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Denuncias de los lectores

El derecho de huelga, o cómo ser criminalizado por la propia clase trabajadora

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Soy un trabajador del Metro de Barcelona, que ejerce su derecho de huelga como última medida de presión. Otra cosa, son las filtraciones de los responsables de T.M.B., hacia una Barcelona cansada de huelgas, la cual, desconoce los planes de privatización, y lo que ello significa en calidad, tarifas, seguridad ferroviaria y condiciones laborales de sus empleados.

La falta de personal en estaciones de Metro, no es capricho del trabajador, si no por estrategia empresarial, y eso, degrada el servicio. La politización en la directiva de T.M.B., "consume" sueldos escandalosos, después, esa misma directiva nos acusa a los trabajadores, manipulando a la ciudadanía en nuestra contra. Todo ello, lleva al enfrentamiento directo para desgastar a los trabajadores del Metro, y si le añadimos el panorama político en el Ayuntamiento, aún se complican más las cosas: necesidad de acuerdos para aprobar presupuestos, entre el partido político gobernante en minoría, y partidos que puedan "prestar apoyos" para que todo fluya bien, a cambio de prebendas en T.M.B., "es el precio", y los trabajadores, estamos en medio de todo ello: trueques políticos, privatización y manipulación intencionada.

Como colofón, me entristece leer cosas como: "estoy de acuerdo con sus reivindicaciones, pero, ¿no hay otra forma de quejarse sin perjudicar siempre a los mismos?", o, en las que nos recomiendan abrir las barreras al pasaje, y que acabaría en sanción, o despido para el trabajador. Por desgracia, cuando no hay una negociación real, lo único que le queda al trabajador para presionar, es la huelga, con toda la extensión de la palabra. No empatizar con ello, hace remitirme a la expresión de: "guerra entre trabajadores", por pérdida de conciencia de clase, y como consecuencia a una degradación laboral y social ampliamente aceptada, en el sentido de que el luchar por evitarlo, es sinónimo de "molestar a los demás".

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·