Martes 06/12/2016. Actualizado 01:07h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

La guinda

A Alberto Puig, entrenador del Alevín del FC Barcelona, que obligó a sus chavales a dejarse empatar por el rival tras haber metido un gol antideportivo

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El gesto tuvo lugar el pasado domingo, durante la final del torneo de alevines ‘Vila de Peralada’. El partido lo disputaban el FC Barcelona y el RCD Espanyol. En un momento del encuentro, el Espanyol lanzó fuera un balón al ver a uno de los jugadores del Barcelona que se encontraba tendido en el suelo doliéndose de un golpe. El Barça saca, y un jugador recibe el balón, no se percata de que su equipo no ha devuelto la pelota al equipo rival, sigue la jugada y aprovecha el despiste para adelantar a su equipo en el marcador: 1-0. En un gesto insólito, el entrenador del FC Barcelona, Alberto Puig, reconoció el error y obligó a sus jugadores a dejarse marcar un gol para igualar el marcador. Su trabajo le costó porque los gritos de protesta y la algarabía que se había formado en las gradas no le dejaron transmitir sus órdenes a todo el equipo durante unos minutos. Al final, se hizo justicia y a los chavales les quedó bien clara la lección de deportividad: hay cosas más importantes que la victoria. Una guinda al entrenador.