Sábado 03/12/2016. Actualizado 01:21h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

La guinda

James Quinn, profesor de Urgencias en Stanford, que advierte –con datos- del peligro de dejar encerrados a niños en coches al sol

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Investigadores de la Universidad de Stanford (California) advierten de que no se debe dejar a niños que no puedan salir de un coche que esté al sol, ya que podrían morir, incluso aunque la temperatura exterior sea de sólo 20 grados.

Nunca está de más recordar a la ciudadanía en estas jornadas de calor la necesidad de actuar con sensatez, aún en casos que deberían resultar obvios. Investigadores de la Universidad de Stanford (California) advierten de que no se debe dejar a niños que no puedan salir de un coche que esté al sol, ya que podrían morir, incluso aunque la temperatura exterior sea de sólo 20 grados. El rápido calentamiento del interior de un coche que esté al sol -ése es el dato importante, y no la temperatura ambiente, pues el calentamiento se hace por efecto invernadero- no puede ser evitado, sino sólo retardado, abriendo ventanas o dejando encendido el aire acondicionado. James Victor Quinn, profesor de Urgencias en Stanford, cita en la revista Pediatrics, casos de niños muertos dentro de coches cerrados, con temperaturas exteriores de 21 grados. Experimentando con un Honda Accord de color azul oscuro y ventanas ahumadas, en días soleados con temperaturas entre 22 y 36 grados, la temperatura del interior aumentaba en 20 grados en una hora, produciéndose la subida más rápida en la primera media hora: de 21 grados se pasaba a 40 grados en media hora, y a 45 en la media hora siguiente. Guinda a la prevención ciudadana que previene desgracias.

·Publicidad·
·Publicidad·