Sábado 03/12/2016. Actualizado 01:21h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

La guindilla

A los ‘chicos’ del CNI, que pasaban casualmente por delante de la casa de Manuel Pizarro (Endesa) y decidieron aparcar enfrente

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

¿Casualidad? Juzguen ustedes mismos. El guardaespaldas de Manuel Pizarro, el presidente de la eléctrica Endesa, narra que estaba realizando “funciones de contravigilancia” en la calle donde vive éste en Madrid. Sobre las 20:30, se percató de la existencia de un Renault Megane azul justo en la acera de enfrente de la vivienda de Pizarro. Tras detenerse en paralelo a este coche y aguardar unos minutos, el conductor del vehículo ‘sospechoso’, que había estado hablando por su teléfono móvil, decidió arrancar. El escolta de Pizarro lo siguió por las calles de Madrid y realizó una fotografía de la matrícula. Tras varios giros, las tornas cambiaron y, ahora, era el Renault Megane azul el que seguía al coche del agente de seguridad privada. Unos minutos más tarde, los ocupantes del vehículo perseguidor, acompañados de refuerzos, dieron el alto al guardaespaldas de Pizarro y le obligaron a apearse e identificarse. Éste se negó y les pidió fueran ellos los que dieran razón de su identidad: “Soy del CNI, aparque a la izquierda”. La tensión fue en aumento hasta que acudió la policía para calmar los ánimos. ¿Qué hacía un coche del CNI estacionado en la puerta de la vivienda de Manuel Pizarro? El CNI ha estaba siguiendo a “un objetivo de un servicio secreto extranjero”. Ya. Pues ¿qué problema había para avisar previamente a Pizarro? Todo esto huele fatal: suena a escandalazo. Y más teniendo en cuenta que el pasado 20 de febrero fueron cazados en labores semejantes dos guardias civiles. En cualquier país normal, esto provocaba una crisis de Estado. En España, mañana nadie recordará nada. Guindilla a los agentes merodeadores y, sobre todo, a quienes les mandaron allí.

·Publicidad·
·Publicidad·