Martes 06/12/2016. Actualizado 01:07h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

La guindilla

Carlos Fabra, presidente de la Diputación de Castellón, que no declara en el juicio por presunto delito fiscal y siembra de oscuridad el proceso

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

La decisión del presidente de la Diputación de Castellón, Carlos Fabra, de negarse a contestar este martes a las preguntas de las partes en su comparecencia en el juzgado número uno de Nules no parece la mejor opción.

Vaya por delante la presunción de inocencia que debe amparar a todo acusado y el derecho de cualquiera a no declarar en un juicio. Sin embargo, la decisión del presidente de la Diputación de Castellón, Carlos Fabra, de negarse a contestar este martes a las preguntas de las partes en su comparecencia en el juzgado número uno de Nules para declarar por un presunto delito fiscal por impago de cuotas del IRPF por un valor próximo a los 150.000 euros, no parece la mejor opción. Fabra había sido llamado a declarar tras la denuncia que la Agencia Tributaria presentó ante la Fiscalía del Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana. No hay que olvidar que la instrucción de esta causa se deriva de la denuncia del empresario Vicente Vilar sobre el pago de diversas cantidades de dinero a Fabra por sus gestiones para lograr la aprobación por el Ministerio de Agricultura de un producto fitosanitario del empresario. Fabra compareció ante la juez aproximadamente durante media hora y "se ha acogido a su derecho constitucional a no declarar y no ha contestado a ninguna pregunta ni a la juez ni al fiscal ni a ninguna de las partes", según explicó el abogado de la UCE, Virgilio Latorre, que ejerce la acción popular. Carlos Fabra había presentado recientemente una petición para suspender la declaración, pero la titular del juzgado número uno de Nules rechazó dicha petición. La opinión pública sólo podrá juzgar cuando los magistrados sentencien pero, de momento, Fabra siembra muchas sombras sobre su actuación. Guindilla de temporada.