Martes 06/12/2016. Actualizado 01:07h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

La guindilla

A un furibundo José Montilla, que arremete sin argumentos contra católicos, discrepantes del “Estatut” y la COPE

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El primer secretario del PSC y ministro de Industria, José Montilla, decidió explayarse este domingo. Eligió la sesión de clausura de la IV Conferencia Nacional del PSC para realizar su particular ajuste de cuentas y no dejó títere con cabeza.

El primer secretario del PSC y ministro de Industria, José Montilla, decidió explayarse este domingo. Eligió la sesión de clausura de la IV Conferencia Nacional del PSC para realizar su particular ajuste de cuentas y no dejó títere con cabeza. Un extracto de sus palabras: la “desvergüenza de la derecha nacionalcatólica no tiene límites ni parangón posible”; a la jerarquía eclesiástica le pidió “juego limpio” y que “deje de actuar como un satélite” del Partido Popular; la “no aprobación del Estatut sería únicamente una victoria de Rajoy y de la derecha más ultramontana”; “el PP ha decidido repetir hasta el final de la legislatura la estrategia de crispación política y de descalificación personal que utilizó entre 1993 y 1996”; acusó a los populares de “culpar a los demás, inventarse tramas ocultas y grandes conspiraciones”; y arremetió contra la cadena COPE por tener “estrategas de la derecha” que convierten la información en “calumnia y manipulación”. Y tan a gusto que se quedó. El titular de Industria parece enredado en su propia madeja, tejida por su propia incontinencia verbal, de la que ha vuelto a dar muestras este domingo. De la desmesura de su discurso da muestras que no hay ni un solo argumento o razonamiento trabado que apoye sus adjetivos: pura y dura descalificación. Señor Montilla: la pataleta rabiosa es un muy mal camino para convencer a alguien de que uno lleva la razón. También por eso se ha hecho acreedor hoy de una picante guindilla.