Martes 06/12/2016. Actualizado 01:07h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

La guindilla

A Mario Gas, director del Teatro Español, que olvida que en un país “culto y democrático” los exabruptos de su amigote Rubianes tienen consecuencias

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Rubianes tiene todas las instituciones culturales privadas de éste país a su disposición, pero en aquellas sufragadas por el erario público sería vergonzoso que metiera mano a la caja, ya sea delante o detrás del telón. Rubianes es un humorista, pero por mucha risa que le dé, no puede hacer sus necesidades sobre el país que le vio nacer y encima querer vivir de su teta. Esto, que es comprensible por la mayoría de las personas, no entra en la cabeza de Mario Gas, director del Teatro Español, que afirma ser amigo de Rubianes, asegura ser consciente de que sus declaraciones “fueron desafortunadas” pero afirma que una cosa es la obra de arte y otra las opiniones personales. Algo que debiera entender un país culto y democrático. Todo sea por mantener la nómina de amistades y la nómina de Rubianes. Que triunfe, y triunfe mucho, pero que el éxito se lo pague el que quiera afrontarlo. Los demás nos quedaremos gustosamente sin su arte y sin su gracia sobre “la puta España”. Un país “culto y democrático” lo primero que sabe es que los hechos tienen consecuencias. Guindilla al contubernio artístico.