Miércoles 07/12/2016. Actualizado 12:04h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

La guindilla

Al diplomático sueco Sverker Astrom, por prestar su imagen en un programa de TV donde el mal gusto y la ofensa a los telespectadores es su hilo conductor

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

La polémica está servida y la reacción de los telespectadores no se ha hecho esperar a la emisión de ese programa en la televisión pública sueca en horario de máxima audiencia. El espacio está dedicado a los homosexuales a los que se le dan unas cuantas pautas para saber “un poco más de la vida”: cómo ligar, “cazar nuevas aventuras sexuales” y poner en práctica la infidelidad. Mal están las cosas si el modelo que se presenta a una sociedad y los más jóvenes es la promiscuidad como ejemplo a seguir. La puesta en escena, con dos presentadores mal vestidos, también ha dado mucho que hablar. Uno de ellos, Sverker Astrom, una conocida personalidad sueca de 91 años, que en su dilatada carrera profesional nunca reveló que era homosexual, ahora sirve de guía para “instruir” a los demás. La tolerante sociedad sueca, muy de izquierdas, por cierto, le ha llamado inmoral y falto de gusto. El presentador quería, según ha dicho, aumentar la tolerancia hacia los homosexuales, algo que no ha conseguido en absoluto. Por el desprecio a la dignidad de la persona. Una guindilla a este diplomático metido a presentador de tercera.