Miércoles 28/09/2016. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

La voz del lector

Aborto sobre las olas

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Si un barco cargado con esclavos pretendiera atracar hoy en un puerto de un país Occidental, aplicando la legalidad vigente la autoridad lo impediría. Estoy convencido que esta acción sería aplaudida por todos los ciudadanos, admitir la esclavitud hoy no es políticamente correcto.

 

Pues bien, el Gobierno portugués ha denegado el permiso para atracar en el puerto de Figueira da Foz al conocido como "barco del aborto". El buque, una especie de clínica ginecológica flotante, se dedica a practicar abortos en aguas jurisdiccionales internacionales, especialmente a mujeres en cuyos países de origen proscriben o ponen trabas legales a la práctica del aborto voluntario. En el barco se cuenta con un equipo médico que practica abortos en el barco-clínica de la organización holandesa «Mujeres sobre las Olas».

 

Este es un monstruoso hecho "Aborto mas allá de las doce millas" con premeditación, alevosía y en aguas internacionales. Me da muchísima pena que se practiquen estas matanzas de personas inocentes. Si el objeto de la empresa, como es notorio en este caso, atenta contra la legislación portuguesa, a las autoridades no les cabe otra opción que la adoptada: impedir el atraque del buque.

 

Es la misma solución que habría que tomar ante cualquier otra forma de tráfico ilegal. La libertad de comercio no puede servir de amparo a la trasgresión de las leyes nacionales. Esta acción portuguesa ha recibido presiones y críticas por parte de algunas organizaciones. Es preocupante que se presione de manera tan soez, hay que tener en cuenta que las presiones pretendidas son un atentado a la libertad de los países que no permiten el aborto libre.

 

También es preocupante que algunos medios protesten por la acción portuguesa y muy pocos condenen abiertamente la acción de la organización holandesa "Mujeres sobre la Olas".