Sábado 03/12/2016. Actualizado 01:21h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

La voz del lector

Actores españoles: los salvadores de la honra progresista

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Señor Director: Acabo de descubrir que soy uno entre tres millones. Soy uno de los tres millones (y pocos me parecen) de espectadores que ha perdido el cine español. ¿Y por qué he dejado de verlo? Podría darle muchísimas razones como, por ejemplo, que la calidad es, en general, muy baja y la mayor parte de las películas son aburridas, cutres y malas; o que me molesta tener que pagar dos veces por la misma película y me molesta la gente que sólo sabe vivir de subvenciones; o que no soporto que cuatro don nadies se arroguen el papel de salvadores de no sé qué honra progresista y repartan carnés de demócrata por su único mérito de hacer películas, o qué. Podría seguir y seguir, pero creo que para resumir todas esas razones, lo mejor es echarle un vistazo al anuncio que, precisamente, promociona el cine español. No sé si lo han visto, es ése en el que ese pedazo de actor que es Antonio Resines (su actuación en "Los Serrano" deja sin duda a la altura del betún al Marlon Brando de "El Padrino" o al Robert de Niro de "Toro Salvaje". Vamos, dónde va a quedar.) le dice a un chaval que no diga tonterías, que aquí, en España no hablamos como esos pobres americanos, que nosotros pensamos diferente y mejor. Para colmo, al final del anuncio aparece José Coronado. Sí, sí, el de "Periodistas", el que empequeñece a Robert Redford y a Dustin Hoffman en "Todos los hombres del Presidente". Eso es, nuestros grandes genios del cine español (y nuestro Presidente en la gala de los Goya) nos dicen cómo pensamos y cómo soñamos y por supuesto nos dicen que nuestro cine es muchísimo mejor que esa birria de cine americano. Pues, la verdad, no sé por quién hablan, a lo mejor es por los quinientos espectadores de "Hay motivo", pero mucho me temo que somos al menos tres millones los que pensamos de otro modo.

·Publicidad·
·Publicidad·