Domingo 11/12/2016. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

La voz del lector

Afectividad y homosexualidad

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

La afectividad humana es todo un misterio. Tenemos preferencias, inclinaciones, debilidades. Con unas personas tenemos “química” como se dice ahora, y con otras no. ¿A que se debe?. Podemos atisbar las razones, pero no lo sabemos. ¿Alguien podría explicar la razón del flechazo?. Viene y basta. Pero conviene tener una afectividad ordenada. Tener una afectividad unida a la naturaleza de las cosas. Por razones de carácter uno puede sentirse complementado por personas del mismo sexo. Hay mujeres/hombres de gran sensibilidad y delicadeza que se complementan con caracteres de sentido contrario. El entramado psicológico, “casa” y se produce una complementariedad en las que dos personas se apoyan mutuamente. Pero conviene funcionar ordenadamente. La persona es un todo armónico. La afectividad conviene que vaya unida a la sexualidad. Si no aparece un desequilibrio que hace mas difícil que las personas sean felices. El desarrollo de la sexualidad entre personas del mismo sexo, no es mas que una parodia de sexualidad, algo incompleto y lo mas dramático, sin ninguna finalidad. Y la finalidad de lo que hacemos es lo que da sentido a la naturaleza humana. Si lo que hacemos no sirve para nada, solo para un gozo en sí mismo es que no servimos para nada es que los actos humanos son inútiles. Instalados en esta ambigüedad, aparecen personas que con su drama humano a cuestas tiran de la emotividad y encogen el corazón de muchos, agotando los argumentos. No se plantean la posibilidad de ordenar su situación, de remediarla. Plantean su drama y exigen que la sociedad les de carta de naturaleza. Y situados ante el drama humano, uno se conmueve. Y la emotividad en televisión, -el mundo de la imagen, el mundo del sentimiento-, es determinante. Instalados en esta situación, piden que su conducta sea aceptada por todos. No que aceptemos a su persona, sino que demos carta de naturaleza a sus actos (las personas, somos siempre respetables, lo que hacemos, no siempre). Además, acusan a la sociedad de injusta. Estamos dando carta de naturaleza a lo que no es natural. Subvirtiendo los términos de las cosas. Dando el mismo nombre a cosas distintas. Alterando el derecho. Inventando derechos que ni siquiera existen. No solucionamos ningún problema; simplemente lo ampliamos.

·Publicidad·
·Publicidad·