Jueves 08/12/2016. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

La voz del lector

¿Alianza de civilizaciones o de corrupciones?

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

La alianza de civilizaciones va de mal en peor. Dos de sus grandes estrellas se han visto salpicados por la corrupción masiva de su entorno. Uno de ellos, el presidente Lula da Silva, de Brasil, que ha fracasado en sus populistas luchas sociales contra el hambre, y deja más corrupción si cabe, y además se aferra al cargo y no dimite. El penúltimo es Kofi Annan. En efecto, después de que el informe Volcker pusiera de manifiesto la corrupción en la ONU, el secretario general ha asumido su responsabilidad en las irregularidades cometidas en el programa "Petróleo por alimentos" en Irak. La verdad es "dolorosa" que además salpican las irregularidades afectan a su hijo Kojo. "Como máximo administrador de la ONU, asumo la responsabilidad de los fallos que se han revelado, tanto en la implementación del programa como en el funcionamiento del Secretariado", ha dicho Annan. Tanto Lula da Silva como Kofi Annan deberían haber dimitido, pero se aferran al cargo. Por otro lado, ya dentro de España la alianza de civilizaciones tan solo sirve para que el Parlamento se desohnre y humille al votar los 192 diputados de izquierdas y secesionistas de Rodríguez -frente a los 137 del PP- a favor del diálogo con ETA, que ha asesinado a más de mil españoles, incluidos niños y mujeres, además de miles de inválidos. O también sirve para que los proterroristas de ETA reaviven la guerrilla urbana al no aplicarle las leyes como la ley de Partidos. O que los secesionistas de la millonaria élite catalana traten de volver a los monopolios como en el de la energía. Lo nefasto de esta alianza de civilizaciones es que no lucha por la democracia, ni los derechos humanos ni contra la corrupción en el mundo, sino los miles de euros que nos cuestan a los contribuyentes españoles.