Miércoles 07/12/2016. Actualizado 09:19h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

La voz del lector

Alianza de discriminaciones

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Estimado Director: Las paradojas de la vida nos las trae este Gobierrno, que predicando la Alianza de Civilizaciones con países que consideran al mujer como ser inferior, desde una inaugurada revista feminista de género, la vicepresidenta De la Vega anuncia la Ley de Paridad Electoral. Aquella que obligaría a los ciudadanos a elegir por obligación un número similar de hombres como mujeres, independientemente de merito, capacidad o decisión soberana del elector. Las dudas constitucionales para el Gobierno no deben ser muchas, teniendo en cuenta que su ley homóloga en una Autonomía, fue admitida a trámite por el Tribunal Constitucional (TC). Tanta duda, como la Ley Integral contra la Violencia de Género, que recientemente admitida también a trámite por el TC, declara la secretaria de Estado de Igualdad, Soledad Murillo, que el Gobierno hizo esta ley "pensando en todo momento en su constitucionalidad". A diferencia de la discriminación negativa hacia la mujer ejercida en otras Civilizaciones, la cuestión de inconstitucionalidad planteada por la jueza María Poza en nuestra Civilización, entiende que discrimina al hombre al establecer penas superiores para la violencia doméstica, si el autor es varón que si es mujer. Para entendernos, si un hombre agrede es delito, y si es mujer, falta. Se opone la Fiscalía a tal admisión por la "posición desventajosa de las mujeres", ya que manejando la no jurídica ciencia estadística justifica la ley porque "en la realidad española las agresiones sobre las mujeres tienen una especial incidencia". La que te rondaré morena, si esta incidencia se hace en el marco de la Alianza de Civilizaciones. Sentencia la Fiscalía que "carecen de neutralidad" , tanto las relaciones de pareja como el sexo de sus miembros. Esta carencia de neutralidad como descubrimiento en el nuevo Derecho de Género, tal vez tenga aplicación en el proyecto estrella de la Alianza de Civilizaciones. Al no existir neutralidad en la pareja podremos entender la “sharía” musulmana de discriminación negativa a la mujer. Sin neutralidad hombre-mujer en nuestro mundo, discriminamos positivamente al hombre. Eureka, la solución está, en la Alianza de Discriminaciones. Siempre y cuando el TC, no discrimine al Gobierno y a sus leyes de "género".