Martes 06/12/2016. Actualizado 01:07h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

La voz del lector

Caen tabúes

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

A finales del año 2004 algunos medios internacionales publicaban datos sobre la productividad de los trabajadores españoles. Según el estudio, los trabajadores de Madrid, el País Vasco y Navarra son los más productivos de España. Por si alguien piensa que las conclusiones pueden estar amañadas, habrá que decir que el estudio ha sido realizado por Caixa de Catalunya y que revela que en el conjunto de España la productividad del trabajo creció sólo un 4% anual en el periodo 1995-2002. Según los mismos datos, Madrid lideraba el ranking de productividad con 35.787 euros de valor añadido bruto (VAB) por trabajador ocupado, según los datos de 2002. Catalunya, por su parte, se sitúa en cuarta posición, con 32.500 euros por trabajador, tras haber registrado en el periodo 1995-2002 uno de los incrementos de productividad más bajos del Estado, con un 2,4% anual, según el mismo estudio. Los máximos registros en avance anual de la productividad en el periodo 1995-2002 correspondieron a las comunidades de Galicia (13,1%), La Rioja (10,9%), Extremadura (9,9%) y Castilla León (9,8%). Cierto que la productividad de estas comunidades está aun por debajo de Cataluña, pero considero que empieza a ser preocupante. Se empiezan a producir síntomas de que estamos dejando de ser la comunidad más productiva y la que más aporta a las arcas del Estado. Hoy hay otras que lo hacen. Parece que empiezan a caer tabúes. Pienso que empieza a ser hora que dejemos de mirarnos el ombligo. Si queremos luchar contra la deslocalización de la industria y de l'agricultura, será conveniente que los Consellers de Treball, Industria y Agricultura cambien de técnicas, la globalización es un hecho y los mercados no conocen culturas, idiomas,... Tenemos los salarios más altos, la productividad bajando, el gasto orientado en otras direcciones, y nuestros políticos enzarzados en un estatuto que sólo a ellos preocupa.