Sábado 10/12/2016. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

La voz del lector

Córdoba, dudas razonables

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Cuando desde la Administración pública andaluza se vienen vulnerando derechos fundamentales de los ciudadanos, incluso el derecho a la vida, art. 15 de nuestra Constitución, o cómo pretenden que sobrevivan quienes carecen de otros medios que no sean los de su propio trabajo, además, cuando esa vulneración se realiza para favorecer expresamente mediante el enchufismo, el acceso a un puesto de trabajo a una persona por ser militante del PSOE, vulnerando los artículos 14, 23.2 y 35 de la Constitución, y demás Leyes que los desarrollan, partido que en Andalucía sustenta al Gobierno que gestiona la selección y nombramiento del personal de los Talleres de Empleo, para lo que vulneran también la Orden y Reglamento de Régimen Interior que regulan estos, perjudicando a sabiendas a otras persona, que en derecho, justicia y méritos le correspondía ocupar ese puesto de trabajo. Al leer las declaraciones realizadas en La Gomera (Canarias), el pasado día 13, por el Secretario General del PSOE, referentes al caso Roquetas, en el sentido, cito textualmente, de aplicar el principio de "tolerancia cero", ante la posibilidad de la vulneración de "cualquier derecho fundamental", así como que "ningún hombre esté por encima de las leyes", al ciudadano conocedor de hechos como los reseñados anteriormente, necesariamente le surgen determinadas dudas con respecto a las citadas declaraciones. Por ejemplo, son dichas declaraciones el sentir de todo el PSOE, o solo el del Secretario General del PSOE a título personal, es necesario que para la aplicación del principio de "tolerancia cero", ante la vulneración de "cualquier derecho fundamental", previamente ocurra el fallecimiento de un ciudadano; la aplicación de ese principio, es solo para el caso de que quienes los vulneren sean miembros de los cuerpos y fuerzas de la Seguridad del Estado, no siendo así cuando quienes, como el caso aquí reseñado, sean cargos públicos, o funcionarios con el carnet o simpatizantes del PSOE.

·Publicidad·
·Publicidad·