Viernes 09/12/2016. Actualizado 20:22h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

La voz del lector

Discrepo de Pujol

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Me han sorprendido las declaraciones del ex president Pujol hablando del futuro de las relaciones entre los inmigrantes y los catalanes. Tengo un concepto muy alto del que fue presidente de la Generalitat durante casi un cuarto de siglo. Conocemos su trayectoria, su formación, sus referentes ideológicos, políticos y patrióticos. Me ha sorprendido que mientras defendía la convivencia entre inmigrantes y catalanes, una integración que se ha desarrollado de forma muy positiva, añadiera "sin necesidad de llegar al mestizaje", que a su entender, sería el "final de Catalunya".

 

Hace unos meses, expertos en genética de poblaciones, aseguraban que los cruzamientos entre personas de diferentes razas serian la base del avance de las comunidades mientras que la endogamia comportaba un retroceso, es por eso que estoy convencido de que Cataluña no verá su final como consecuencia del mestizaje. Pienso que el mestizaje precisamente es un valor positivo que va cambiando las fotos fijas de todas las sociedades en todos los momentos de la historia.

 

Los catalanes actuales no son iguales a los que vivían en los siglos pasados, pienso que las palabras de Pujol "Aceptar el mestizaje que algunos nos proponen sería el final de Catalunya" son más bien fruto de un nacionalismo mal entendido que de una posibilidad científica. A lo largo de los años vividos en Cataluña he visto como una ferviente devoción a la familia, a la lengua, a la propia ciudad, al país de cada uno, a sus tradiciones, es una realidad, no sólo de Cataluña sino en todo el mundo. Pero estos valores son perfectamente compatibles con el mestizaje

 

Quiero pensar que Pujol no quiso decir lo que dijo. Pero lo encuentro tan disparatado que me permito, desde el afecto que por él siento, discrepar radicalmente de sus declaraciones, no sólo por lo que tienen de menosprecio hacía otras culturas como por carecer de fundamento.