Domingo 04/12/2016. Actualizado 01:21h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

La voz del lector

Efectos de la visita real a Ceuta y Melilla

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

La visita del Jefe del Estado a las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla, en unos tiempos como los que corren donde la unión y el equilibrio territorial se encuentran alborotados por los vaivenes de ciertos nacionalismos regionales extremistas -a pesar de que moderados, haberlos haylos- ha supuesto una demostración de españolidad y de ciudadanía al resto de España por parte de 'caballas' y melillenses.

La visita del Jefe del Estado a las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla, en unos tiempos como los que corren donde la unión y el equilibrio territorial se encuentran alborotados por los vaivenes de ciertos nacionalismos regionales extremistas -a pesar de que moderados, haberlos haylos- ha supuesto una demostración de españolidad y de ciudadanía al resto de España por parte de 'caballas' y melillenses.

Con la breve estancia en Ceuta y Melilla de D. Juan Carlos I y Doña Sofía los pasados lunes 5 y martes 6 de noviembre, respectivamente, se repara la cuenta pendiente que la Casa Real como Jefatura del Estado y la Monarquía en si, tenían con las bellas ciudades nortefricanas desde hace 80 años y concretamente desde que el actual monarca fuera entronizado hace 32 años. Era ya de justicia. Y ha sido posible gracias al Gobierno Zapatero, cuando bajo el mandato de los anteriores presidentes nunca se pudo llevar a cabo por miedo a molestar a Marruecos. Asimismo, la visita real ha servido para que la opinión pública y los medios de comunicación peninsulares -y también extranjeros- hablen bastante y además bien, tanto de Ceuta como de Melilla. Una señora entrevistada al respecto, ironizaba al opinar que ahora, gracias a la visita real, nadie desconocería dónde están y cómo son las ciudades 'caballa' y melillense pero sobre todo, todo el mundo sabrá ya cual es el sentimiento y la voluntad de los habitantes de estos municipios nortefricanos: su indudable, incuestionable e innegociable españolidad. Algo que hay que respetar y a lo que ceutíes y melillenses tienen tanto derecho como los habitantes de otras zonas respecto a sus anhelos nacionalistas siempre que sean pacificos.

Sin embargo, esta visita real ha molestado a los vecinos marroquíes. La reacción posterior ha sido extrema y exagerada, desmesurada y excesiva máxime cuando D. Juan Carlos y Doña Sofía no han pasado la 'linea roja' de la que alertó el 'sobrino' alauita Mohamed VI, cuando sólo cruzaron el Estrecho y no salieron de España, como acertó en señalar el presidente ceutí Vivas. Si no han pasado el 'Rubicón' ceutí-melillense, ¿por qué el enfado marroquí es tan mayúsculo? No es de recibo ni nos merecemos tan desproporcionada reacción. Las autoridades marroquíes -principalmente el propio rey- aún siguen rasgándose las vestiduras -perdón, la chilaba- y se muestran muy agitados, nerviosos, cabreados, como ofendidos -¿de qué, acaso se les ha invadido?- y tanto; que la ira les ha movido a reclamar una negociación con el Gobierno de España de José Luis Rodríguez Zapatero para 'recuperar' la soberanía y la 'marroquinidad' (¡!¿?) de Ceuta y de Melilla. Todo ésto y mucho más, ha traído de cola, la visita real, de la que nadie debe dudar de su beneficioso efecto. En tono a las consecuencias y acerca de la idoneidad de ejecución de la misma, no deben existir fisuras ni discrepancias, sino todo lo contrario: coincidencia de criterios, unidad de acción y firmeza en la defensa de nuestras razones y de nuestros derechos para con Ceuta y Melilla entre los gobiernos autónomos, el Ejecutivo y todos los partidos parlamentarios.

Lapsus gravísimos como el de Pepiño Blanco aludiendo a que los Reyes visitaron 'Marruecos' en lugar de mencionar los nombres de las ciudades españolas ceutí y melillense empeoran las cosas. Al parecer, el secretario de Organización socialista no sabe de geografía, tuvo una 'laguna mental' por ligereza o sufrió un ataque de sospechosa 'marroquinidad' y debería pedir perdón. La expresión 'marroquinista' de Pepiño Blanco, -supongo que involuntaria e insconsciente, espero, y que no gustó a 'caballas' y melillenses- no ha pasado inadvertida para las autoridades alauitas que se frotaron las manos al ver que todo un cargo representativo del partido que gobierna España al decir públicamente semejante expresión pareció 'coincidir' con la postura marroquí. Las autoridades alauitas se aprovechan de cualquier error y 'debilidad' que surjan en la administración española para reclamar Ceuta y Melilla pero si ven unidad, firmeza e inmovilidad sin excepciones en la postura de los representantes españoles, aflojarán su actitud y suavizarán sus reacciones restablenciando la cordialidad en las relaciones diplomáticas España-Marruecos. No les demos motivos. Y ahora, más que nunca, todos, con Ceuta y Melilla.

·Publicidad·
·Publicidad·