Lunes 05/12/2016. Actualizado 14:44h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

La voz del lector

Embajadores convertidos en chismosas

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Los tiempos cambian que es una barbaridad, hace ocho años cuando el PP llegó al poder con el Sr. Aznar al frente, se respetó al anterior presidente, al socialista Felipe González y eso que había motivos para preocuparse y vigilarle ya que tenía en su haber secuestros, crimen de estado, corrupción total y absoluta, arcas del estado vacías, millones de españoles parados, terrorismo a tope, tanto que hasta el mismo Aznar sufrió un atentado, esa era la protección que recibía como jefe de la oposición. Estábamos acostumbrados a ir a votar cada dos por tres, o mejor dicho, siempre y cuando Felipe González veía que tenía oportunidad de ganar y perpetuarse de esa forma en el poder, hasta que un día en la cámara de diputados dijo Aznar. "Váyase Sr. González", España apestaba a corrupción por los cuatro costados, desde ese día, el socialismo de este país se la tiene jurada a José María Aznar. Comenzando el acoso y derribo hacia él, aumentando cuando quitó la mili, cuando nos sacó de la pobreza, de la corrupción, cuando empezamos a ser respetados y admirados no sólo en Europa sino en el mundo entero, cuando dijo que sólo estaría dos legislaturas de cuatro años cada una, cuando garantizó que nuestros mayores cobrarían sus pensiones, cuando fue estrechando en círculo al terrorismo, cuando la relación con los sindicatos fue óptima... Ese odio y ese resentimiento han seguido creciendo, al llegar Rodríguez Zapatero levantaron todas las alfombras que han querido y en ninguna se encontraron nada, porque Aznar es un hombre honrado. Recurrieron a la calumnia, al insulto, a la demagogia pura y dura, pero todo cuanto han intentado contra él, se les ha vuelto en contra. La desesperación del gobierno socialista es tal, que al no encontrar nada a que agarrarse, ahora se dedican a espiar sus movimientos o sus viajes al extranjero. ¡Qué bajo han caído y qué ridículo más grande han hecho! embajadores de carrera se han convertido en "viejas chismosas" en "cotillas” de un gobierno o mejor dicho de un desgobierno y lo peor es que parte de nuestros impuestos sirve para pagar el sueldo de tantos celestinos. Todo se contagia menos la hermosura y estos socialistas, progresistas ellos, de tanto ir con Chaves, Fidel Castro, Rey Mohamed VI y otros tanto tiranos, están aprendiendo el arte del espionaje y de falta de respeto a los derechos elementales de libertad de expresión y libre circulación de personas.