Lunes 05/12/2016. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

La voz del lector

Una, España, de mentiras

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Esto no es más que un reflejo de la mentira que sufrimos día a día en los últimos dos años ¿Qué sorpresa nos depararán para mañana?

¿Por qué tenemos que aguantar las mentiras, el tomarnos el pelo día a día, el considerarnos tontos, el despecho y tantas y tantas lindezas del gobierno que nos ha tocado padecer? La respuesta es sencilla, ganaron unas elecciones generales y como mínimo tendremos que soportarlos dos años mas, salvo que ellos mismos en el camino que emprendieron acaben destrozándose unos a otros y con un toque de suerte no se incluya en el desaguisado al resto de nuestro país.   Un gobierno legalmente constituido como es el nuestro no cabe duda que asume el poder constitucional y la potestad de regir democráticamente la Nación en la que ha sido elegido, pero de ahí a utilizar ese poder en beneficio propio a costa de lo que sea incluso de dos militantes anónimos del partido de la oposición, marca ese espacio de inflexión donde el gobierno pierde toda su fiabilidad política para simplemente pasar a ser un semidiós que esta por encima del bien y del mal, incluso de la propia justicia, donde sus máximos dirigentes se colocan la toga en su pedestal con la mentira de Zapatero a la cabeza, para gobernar una España de mentira estratégicamente configurada.   Cuando tras la manifestación de la asociación de las victimas del terrorismo (AVT) donde se produjeron dos detenciones de militantes del PP supuestamente por intentos de agresión a Bono, presente en dicha manifestación, éste se despachaba diciendo "nos agredieron, nos insultaron, lo vio toda España".Sr. Bono, Vd. mintió(sus propios escoltas le desmintieron) y además sabe que no era la primera vez que lo hacia, la justicia ha emitido su veredicto, no hubo evidencias ni de agresión ni de insultos y si una condena de 13 años a tres policías(por detención ilegal, por falsificación de documento público y por coacciones)que estaban a las ordenes de su compañero, José A. Alonso, entonces ministro de Interior, hoy en el ministerio del que Vd. supuestamente dimitió o fue cesado.   Conocida la sentencia y las reacciones propias del PP ante de nuevo la mentira como baluarte socialista para traducir en verdad propia lo que es un engaño masivo y de autentica vergüenza, la maquinaria del gobierno socialista no se ha hecho esperar y la primera en saltar al coso taurino ha sido la segunda en el pedestal socialista, la Sra. Fernández de la Vega a la postre y a pesar de todo vicepresidenta del gobierno, con unas declaraciones dirigidas al PP con tan escaso rigor político que no merece la pena ni comentarlas,"no es razonable que se utilice a la política para desgastar al gobierno lo que constituye una practica sin precedentes". Sra. de la Vega,¿tiene vd. claro lo que ha dicho?¿no tiene un mayor rigor político asegurar que si alguien ha utilizado la política para desgastar y masacrar al partido de la oposición han sido precisamente vds.? Y    para no ser menos e intentar ganar unos puntillos de alumno aventajado al servicio del jefe, la guinda viene puesta por el portavoz del PSOE en el Congreso, Diego López Garrido al que no se le ha ocurrido otra imbecilidad política como la de comparar al PP con ETA-Batasuna y para redondear la faena, el hombre lamenta que al PP "le deba parecer bien" que durante la manifestación de la AVT "se agrediera y se insultara a un ministro del gobierno de España".Sr. López Garrido en su vida rutinaria no lo se, pero en política es Vd. un actor mas de la mentira del gobierno que sufrimos y además aceptamos, respete las decisiones judiciales y discúlpese si todavía le queda un mínimo de gallardía y de respeto a la Ley que emana de todos los españoles por mucho que pueda pesarle.   Como portavoz del grupo socialista aconseje al ministro José A. Alonso que siga los pasos del ya ex-delegado del gobierno en Madrid, Constantino Méndez y dimita si quiere ser consecuente consigo mismo y con la democracia que vivimos. Esto no es más que un reflejo de la mentira que sufrimos día a día en los últimos dos años ¿Qué sorpresa nos depararán para mañana?