Viernes 09/12/2016. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

La voz del lector

La España podrida

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Soy un joven nacido en el año 76. Yo no conocí a Franco, no conocí la guerra que tanto empeño han puesto en que conociese, no conocí una España sin democracia (vale hasta el 78 no hubo constitución) al igual que no conocí una España sin España, sin Rey y sin Ceuta y Melilla. Yo he crecido en una España de igualdad, de valores democráticos y respeto a los demás. Un respeto total donde hasta las minorías que no respetan a los demás han sido respetadas. Minorías asesinas que han tenido representación parlamentaría como ETA. Y otras minorías que no aceptan que se llame a Lérida por su nombre porque dicen que no se respeta su idioma, señores, Lérida en español es Lérida. Porque no se me respeta a mi y tengo que escuchar en la televisión que se llame Lleida. ¿Acaso dicen London, Bruxels o Den Hag? Mis abuelos lucharon en la famosa Guerra Civil y gracias a que ambos lucharon en bandos diferentes he crecido sin ese sentimiento revanchista que mucha gente tiene y quieren que tengamos la juventud. En mis años de universidad se nos criticaba por no tener ese sentimiento revolucionario que tenían e intentaban transmitir los profesores. Posiblemente porque no teníamos a un Franco contra quien sentirnos revolucionarios, pero también porque muchos, una gran mayoría hemos sido educados de una manera tolerante para con los demás. Somos tolerante, no pasivos. Aceptamos las cosas porque se acuerdan por consenso. En los momentos que no ha habido consenso, hemos reaccionado, caso de la guerra de Irak, pero también reaccionamos con Miguel Ángel Blanco (no te conocí, pero siempre te recordaré) y con el 11-M (alguna vez se sabrá la verdad?) entre otras. Recuerdo una anécdota después de una huelga general en la que vi al que era jefe de la oposición en ese momento, después de haber participado en dicha huelga general entrar en un bar, para celebrar el éxito de dicha convocatoria. También recuerdo la cara de extrañeza que puso cuando le recriminé que el camarero también tenia derecho a huelga al igual que su chofer y sus guardaespaldas, pero eso es otra historia. Esa misma persona es el actual Presidente que se casa con todos y con ninguno. Es el presidente de las contradicciones que no sabe lo que hace su mano derecha. Es el presidente que se lió en el congreso cuando lideraba la oposición al ser preguntado por temas económicos (así va la economía). Es quien prometió que utilizaría el colchón de impuestos aplicados a la gasolina para que no subiese el precio de manera tan desorbitada (¿nadie lo recuerda? ¡Y como esta ahora la gasolina!). Es el presidente que va a gobernar una España, que no va a existir, ya que sin Cataluña y las provincias vascas no es España. Quiere ser el primero en todo y no sabe cómo y lo que no sabe es que nos lleva a una etapa de inestabilidad. Con todos los enemigos históricos acechando para dar el golpe a la vez y no poder reaccionar. Hasta el amigo marroquí. Quien sabe si la semana que viene pide la independencia El Egido y algún gobierno internacional acepta y legitima tal reivindicación como se hizo en Kosovo con los Albaneses, como hay mayoría marroquí... Vamos a repetir los mismos errores que cometieron nuestros abuelos. Esas bonitas frases de "hay que recordar las guerras, para que no se repita la historia" en España siempre ha sido una falacia. Las guerras si se recuerdan es para vengarte del otro o si no vayan a darse un paseo por cualquier pueblo de España y pregunten a la gente qué piensa de la guerra civil. Yo sé lo que pienso y lo que pienso es que cada día huele peor en esta España nuestra.